¿Qué hay detrás de la confiscación de gasolina iraní a Venezuela?

En una nueva escalada de tensiones entre Washington y Caracas, la incautación de cuatro buques petroleros que se encuentran en Houston pone en evidencia que al presidente Donald Trump no le tiembla la mano cuando se trata de hacer respetar las sanciones impuestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Estos buques transportaban cerca de 1.1 millones de barriles de gasolina iraní hacia Venezuela los cuales fueron capturados en alta mar ante la evidencia que las embarcaciones y su combustible eran parte de una organización terrorista, pues el empresario iraní de la negociación es miembro del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, la unidad militar de élite de Irán, calificada como grupo terrorista por EEUU.

Anteriormente, Washington había acusado a Irán de utilizar buques con otras banderas y dueños extranjeros violando las sanciones económicas impuestas de vender combustible ante el supuesto desarrollo de su programa nuclear. Así que es la primera vez que Estados Unidos. incauta este tipo de embarcaciones con petróleo iraní por considerarlos que violan tales sanciones.

El gobierno de Maduro esperaba la llegada de los buques petroleros iraníes para aliviar parte de la crisis de gasolina que afronta dicho país sudamericano sumado a la inestabilidad política y económica. A ello se suma las sanciones estadounidenses impuestas a la empresa petrolera estatal venezolana PDVSA de no importar ciertos tipos de combustible desde el extranjero, caso de Irán que también mantiene sanciones económicas de Estados Unidos.

Muchos analistas señalan que el trasporte de petróleo de Irán a Venezuela es una señal de desafío contra el gobernó de Trump, pero que Washington no echará más fuego a la leña para crear un conflicto con Venezuela que podría verse ante el mundo como “una crisis humanitaria” ante la escasez de combustible. En todo caso, el decomiso de las embarcaciones no son significativas y no desempeñan un papel importante en la economía de Irán, sino que el motivo es político.

Esto porque Irán viene meticulosamente evaluando el clima político de Estados Unidos por lo que decidió desafiar a Washington incrementando la presión hacia Trump, a pocos meses de las elecciones del 3 de noviembre.

Fuente: www. primerinforme.com