¿Por qué el contagio de Covid-19 de Trump generó una crisis política?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

El explosivo anuncio que el presidente Trump y la primera dama habían dado positivo por Covid-19 ha provocado un frenesí en la Casa Blanca y va más allá. Porque si el mandatario de 74 años resulta asintomático podría quedar al margen de su campaña y permanecer aislado en la Casa Blanca por un periodo indeterminado.

Pero aún; si llega a enfermarse hasta podría peligrar su carrera electoral y su vida misma. Ante esta posibilidad, por remota que sea, la vigesimoquinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos señala que un presidente con incapacidad médica tiene la alternativa de transferir temporalmente el mando al vicepresidente hasta retomar sus deberes.

Si en el hipotético caso que Mike Pence, de 61 años, no pueda cumplir con su deber, sería entonces la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi quien asume el cargo. En caso de muerte, el vicepresidente debe asumir el cargo más alto de la nación, como sucedió en 1963 con el asesinato de John F. Kennedy, cuando Lyndon B. Johnson se convirtió en presidente.

En caso que el presidente no pueda cumplir sus funciones por estar demasiado enfermo, según la vigesimoquinta enmienda, el mandatario debe delegar sus poderes, de forma voluntaria, a sus vicepresidentes. Si Trump enferma gravemente debe transferir sus poderes a Mike Pence quien se convertiría en presidente interino, como sucedió en 1985, cuando el presidente Ronald Reagan fue operado otorgando sus poderes al vicepresidente George Bush por ocho horas.

Otra situación que podría presentarse es si el presidente puede ser reemplazado de manera involuntaria. La vigesimoquinta enmienda  contempla la destitución forzosa de un presidente, inclusive si se encuentra gravemente enfermo para delegar funciones o en caso que se niegue a hacerlo.

En este caso, la Constitución le otorga al vicepresidente el poder para actuar con el gabinete o con un grupo designado por el Congreso para asumir los deberes del cargo como presidente interino. ¿Y si Trump no puede postularse? Las cosas se complican. Primero, porque el Comité Nacional Republicano tendría que escoger a un nuevo nominado, un largo proceso que involucraría la impresión, envío y la aceptación de boletas.

Es decir; no hay suficiente tiempo para el día de las elecciones, pues ya se han enviado más de 2,5 millones de votos y decenas de millones están ya impresas para ser remitidas a más de 60 millones de estadounidenses que han solicitado el voto por correo. Entonces, los estados individuales deben decidir cómo proceder, pero la mayoría no han establecido reglas ante ésta situación electoral.

En caso que algo grave le ocurra al mandatario y Joe Biden no obtenga mayoría o haya problemas al momento de decidir quién ha ganado los estados clave, la elección del presidente pasaría a manos de la Cámara de Representantes, mientras que el Senado elegiría al vicepresidente.

Sin duda que en medio de ésta incertidumbre electoral provocada por el contagio del mandatario, la batalla por el Legislativo será más decisiva que nunca. Por lo pronto, se espera que el presidente Trump reciba muy pronto el alta del Centro Medico Militar Walter Reed y siga su tratamiento en la Casa Blanca.

Fuente: nytimes.com

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *