• Dom. May 22nd, 2022

Informaciones desde Miami al Mundo

Director: Dr. Nelson Díaz-Pomar, Ex Procurador General de Perú

Trastorno Alimenticios: Terror a Comer

¿Qué son los trastornos alimentarios?

Aunque muchas personas pueden estar preocupadas por su salud, peso o apariencia de vez en cuando, algunas personas se obsesionan con la pérdida de peso y controlan su ingesta de alimentos. Estos pueden ser signos de un trastorno alimentario.

Los trastornos alimentarios no son una elección. Estos trastornos pueden afectar la salud física y mental de una persona. En algunos casos, pueden poner en peligro la vida. Sin embargo, con tratamiento, las personas pueden recuperarse por completo de los trastornos alimentarios.

¿Quién está en riesgo de sufrir trastornos alimentarios?

Los trastornos alimentarios pueden afectar a personas de todas las edades, orígenes raciales/étnicos, pesos corporales y géneros. Aunque los trastornos alimentarios a menudo aparecen durante la adolescencia o la adultez temprana, también pueden desarrollarse durante la niñez o más tarde en la vida (40 años o más).

Recuerde: las personas con trastornos de la alimentación pueden parecer saludables y, sin embargo, estar extremadamente enfermas.

La causa exacta de los trastornos alimentarios no se comprende por completo, pero las investigaciones sugieren que una combinación de factores genéticos, biológicos, conductuales, psicológicos y sociales puede aumentar el riesgo de una persona.

¿Cuáles son los tipos comunes de trastornos alimentarios?

Los trastornos alimentarios comunes incluyen la anorexia nervosa, la bulimia nervosa, el trastorno por atracón y el trastorno por evitación restrictiva de la ingesta de alimentos. Cada uno de estos trastornos está asociado con síntomas diferentes, pero a veces superpuestos. Las personas que presentan cualquier combinación de estos síntomas pueden tener un trastorno alimentario y deben ser evaluadas por un proveedor de atención médica.

¿Qué es la anorexia nervosa?

La anorexia nervosa es una condición en la que las personas evitan los alimentos, restringen severamente los alimentos o comen cantidades muy pequeñas de ciertos alimentos. También pueden pesarse repetidamente. Incluso cuando tienen un peso peligrosamente bajo, pueden verse a sí mismos con sobrepeso.

Hay dos subtipos de anorexia nervosa: un subtipo restrictivo y un subtipo de atracones y purgas.

Restrictivo: las personas con el subtipo restrictivo de anorexia nerviosa limitan severamente la cantidad y el tipo de alimentos que consumen.

Purga compulsiva: las personas con el subtipo de anorexia nervosa purga compulsiva también restringen en gran medida la cantidad y el tipo de alimentos que consumen. Además, pueden tener episodios de atracones y purgas: comer grandes cantidades de alimentos en poco tiempo seguidos de vómitos o usar laxantes o diuréticos para deshacerse de lo consumido.

Los síntomas de la anorexia nervosa incluyen:

  • Alimentación extremadamente restringida y/o ejercicio intenso y excesivo.
  • Delgadez extrema
  • Una búsqueda incesante de la delgadez y la falta de voluntad para mantener un peso normal o saludable.
  • Miedo intenso a aumentar de peso.
  • Cuerpo distorsionado o autoimagen fuertemente influenciada por las percepciones del peso y la forma del cuerpo.
  • Negación de la gravedad del bajo peso corporal

Con el tiempo, la anorexia nerviosa puede tener numerosas consecuencias graves para la salud, entre ellas:

  • Anemia leve
  • Atrofia muscular y debilidad
  • Cabello y uñas quebradizas
  • Piel seca y amarillenta
  • Estreñimiento severo
  • Presión arterial baja
  • Respiración y pulso lentos
  • Daño a la estructura y función del corazón.
  • Disminución de la temperatura interna del cuerpo, lo que hace que una persona sienta frío todo el tiempo
  • Letargo, lentitud o sentirse cansado todo el tiempo
  • Esterilidad
  • Daño cerebral
  • Fallo multiorgánico
  • Adelgazamiento de los huesos (osteopenia u osteoporosis)

La anorexia nervosa puede ser fatal. Tiene una tasa de mortalidad extremadamente alta en comparación con otros trastornos mentales. Las personas con anorexia corren el riesgo de morir por complicaciones médicas asociadas con la inanición. El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre las personas diagnosticadas con anorexia nerviosa.

¿Qué es la bulimia nervosa?

La bulimia nervosa es una condición en la que las personas tienen episodios recurrentes de comer cantidades inusualmente grandes de alimentos y sienten una falta de control sobre su alimentación.

A estos excesos de comida le siguen comportamientos que compensan el aumento de peso. Por ejemplo vómitos forzados, uso excesivo de laxantes o diuréticos, ayuno, ejercicio excesivo o una combinación de estos comportamientos. A diferencia de las personas con anorexia nervosa, las personas con bulimia, pueden mantener un peso normal o tener sobrepeso.

Los síntomas y las consecuencias para la salud de la bulimia nervosa incluyen:

  • Inflamación crónica y dolor de garganta.
  • Glándulas salivales inflamadas en el área del cuello y la mandíbula
  • Esmalte dental desgastado y dientes cada vez más sensibles y en descomposición debido a la exposición al ácido estomacal al vomitar
  • Trastorno de reflujo ácido y otros problemas gastrointestinales
  • Molestias intestinales e irritación por abuso de laxantes.
  • Deshidratación severa por purgas.
  • Desequilibrio de electrolitos (niveles demasiado bajos o demasiado altos de sodio, calcio, potasio y otros minerales), lo que puede provocar un derrame cerebral o un ataque cardíaco.

Los síntomas del trastorno por exceso de comida incluyen:

  • Comer cantidades inusualmente grandes de alimentos en un corto período de tiempo, por ejemplo, dentro de las dos horas.
  • Comer rápidamente durante los episodios de atracón.
  • Comer incluso cuando está lleno o no tiene hambre.
  • Comer hasta sentirse incómodamente lleno.
  • Comer solo o en secreto para evitar la vergüenza.
  • Sentirse angustiado, avergonzado o culpable por comer.
  • Hacer dieta con frecuencia, posiblemente sin pérdida de peso.

¿Qué es el trastorno restrictivo de la ingesta de alimentos por evitación?

El trastorno restrictivo de la ingesta de alimentos por evitación (ARFID, por sus siglas en inglés), anteriormente conocido como trastorno alimentario selectivo, es una afección en la que las personas limitan la cantidad o el tipo de alimentos que comen. A diferencia de la anorexia nervosa, las personas con ARFID no tienen una imagen corporal distorsionada ni un miedo extremo a aumentar de peso. ARFID es más común en la infancia media y generalmente tiene un inicio más temprano que otros trastornos alimentarios. Muchos niños pasan por fases de quisquillosidad al comer, pero un niño con ARFID no come suficientes calorías para crecer y desarrollarse adecuadamente, y un adulto con ARFID no come suficientes calorías para mantener la función corporal básica.

Los síntomas de ARFID incluyen:

  • Restricción drástica de los tipos o la cantidad de alimentos ingeridos.
  • Falta de apetito o interés en la comida.
  • Pérdida de peso dramática.
  • Malestar estomacal, dolor abdominal u otros problemas gastrointestinales sin otra causa conocida
  • Rango limitado de alimentos preferidos que se vuelve aún más limitado (“comer quisquilloso” que empeora progresivamente)

¿Cómo se tratan los trastornos alimentarios?

Los trastornos alimentarios se pueden tratar con éxito. La detección y el tratamiento tempranos son importantes para una recuperación completa. Las personas con trastornos de la alimentación tienen un mayor riesgo de suicidio y complicaciones médicas.

La familia de una persona puede desempeñar un papel crucial en el tratamiento. Los miembros de la familia pueden animar a la persona con problemas de alimentación o de imagen corporal a buscar ayuda. También pueden brindar apoyo durante el tratamiento y pueden ser un gran aliado tanto para el individuo como para el proveedor de atención médica. Las investigaciones sugieren que incorporar a la familia en el tratamiento de los trastornos alimentarios puede mejorar los resultados del tratamiento, en particular para los adolescentes.

Los planes de tratamiento para los trastornos alimentarios incluyen psicoterapia, atención médica y control, asesoramiento nutricional, medicamentos o una combinación de estos enfoques. Tambien, restablecimiento de una nutrición adecuada.

  • Llevar el peso a un nivel saludable.
  • Reducir el ejercicio excesivo.
  • Detener los comportamientos de excesos de comida y purgas.

Las personas con trastornos alimentarios también pueden tener otros trastornos mentales (como depresión o ansiedad) o problemas con el consumo de sustancias. Es fundamental tratar cualquier afección concurrente como parte del plan de tratamiento.