¿Tendrá éxito el Acuerdo de Salvación Nacional en Venezuela?

La propuesta del presidente interino Juan Guaidó con el Acuerdo de Salvación Nacional podría ser la solución más rápida y viable ante la emergencia humanitaria compleja que atraviesa el país.

Pero solamente será posible si existe unidad de los factores democráticos, presión interna contra el régimen de Nicolás Maduro y el compromiso de la comunidad internacional para tomar medidas si la dictadura niega este acercamiento.

Y es que el acuerdo tiene por objetivo la celebración de elecciones “libres y justas” en todos los niveles de poder: presidencia, gobernaciones, alcaldías, municipios y Parlamento, para poder escapar de la crisis que padece Venezuela.

Si Maduro cumple con algunas de las condiciones democráticas planteadas en este Acuerdo de Salvación Nacional algunas de las sanciones impuestas por el gobierno de Joe Biden sobre el régimen podrían levantarse, luego que la administración norteamericana dio un espaldarazo a la propuesta de Guaidó.

Y si bien es cierto que Maduro se apresuró a descartar cualquier negociación, Juan Guaidó prepara al equipo que representará a las fuerzas democráticas en un eventual proceso para lograr un acuerdo con el régimen chavista.

Destacable también es el apoyo de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a la propuesta de Guaidó para la redemocratización y la reinstitucionalización del país que se encuentra sumida en la peor crisis humanitaria de la historia hemisférica.

A ello se suma la peor crisis migratoria y de corrupción de la historia, las violaciones sistemáticas de derechos humanos, la acción del narcotráfico y del crimen organizado que han devastado el país completamente.

La clave de la negociación es la realización de una convocatoria a un cronograma de elecciones libres y justas en el país que deben incluir elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales y municipales.

Recordemos que Guaidó, es el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela desde el pasado 23 de enero del 2019 donde juramentó como “presidente encargado”, con el objetivo declarado de encabezar un gobierno de transición que convoque a elecciones libres. Y, claro, este acto fue visto como un “intento de golpe de Estado” por parte de Maduro.

Para muchos analistas, esta sería la gran oportunidad de una salida pacífica convocando a participar a todos los actores políticos venezolanos y la comunidad internacional y donde se brinden garantías democráticas para todos los actores políticos incluyendo al chavismo.

Fuente:

primerinforme.com

eldiario.com

elmundo.es

Related Post