“Superdomingo” electoral en Ecuador y Perú

Las elecciones presidenciales en Ecuador y Perú convierte a este domingo 11 de abril en el punto de partida para un cambio de definiciones en el mapa político en ambos países, en medio de la pandemia del Covid-19.

Ecuador y Perú presentan factores en común en el escenario electoral: un Ejecutivo inestable (con cuatro vicepresidentes y cuatro presidentes, respectivamente) y un exceso de candidatos (16 y 18 respectivamente).

Lo cierto es que ningún candidato para las elecciones presidenciales ha obtenido suficiente apoyo para ser favorito, luego de escándalos de corrupción y la incertidumbre de votar en medio de la pandemia.

En Ecuador

El país andino nuevamente vota en su segunda vuelta presidencial marcada por el aumento de contagios y un sistema hospitalario deficiente y saturado. De allí que las medidas de bioseguridad sean más estrictas en los 4.200 recintos electorales.

Hasta hace un mes el correísta Andrés Arauz de Unión por la Esperanza (32,72% en primera vuelta frente al 19,74% del derechista Guillermo Lasso), mantenía la ventaja, pero en los últimos 30 días la tendencia se ha invertido de tal forma que la inesperada remontada de Guillermo Lasso aparece en todas las encuestas, y donde curiosamente los jóvenes entre 18 y 25 años tienen simpatía por Lasso (65 años).

Luego de la primera vuelta, Lasso, líder del Movimiento CREO, junto a su aliado el Partido Social Cristiano (PSC), no escatimaron esfuerzos en redoblar sus estrategias de campaña electoral con su slogan “Encontrémonos”, que tiene un claro concepto que todos se unan junto a él para enfrentar  a la ideología de Rafael Correa.

En Perú

Las encuestas confirman que hasta cinco candidatos pueden disputar llegar a la segunda vuelta de junio: la del centrista Yonhy Lescano, de Acción Popular; del derechista Hernando De Soto; la de la populista Keiko Fujimori, la del “outsider” Rafael López Aliaga y la izquierdista Verónika Mendoza.

Para sumar más incertidumbre a este panorama, el sector que parecía aglutinar a una mayor cantidad de electores fue los que respondieron que no tenían candidato (28%) y que decidieran su voto a última hora. Esta apatía política es porque el Perú viene viviendo una crisis de partidos hace décadas por lo que los electores no ven que tienen representación política.

A ello se agrega el continuo enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Congreso durante los últimos cinco años y el problema de la corrupción, como el escándalo del “Vacunagate” donde el expresidente Vizcarra y funcionarios de su gobierno se vacunaron en secreto meses antes de que empezara la vacunación de la población.

Fuente:

Elmundo.es

Primicias.ec

Related Post