• Dom. May 22nd, 2022

Informaciones desde Miami al Mundo

Director: Dr. Nelson Díaz-Pomar, Ex Procurador General de Perú

Popular San Valentin Arrasa Con Las Redes Sociales

san valentin arrasa internet

Para las celebraciones del Día de San Valentín, cada 14 de febrero, la pandemia ha robado, especialmente a los jóvenes, la libertad para amar, sin pensar en sacarse la mascarilla antes de darse el beso.

Pese a que el Día del Amor no deja de ser cursi, su celebración hace que todos se pregunten cómo la pandemia ha trastocado las relaciones amorosas, principalmente para los jóvenes que, a esa edad, el amor lo es todo.

Hoy, para la búsqueda del amor, o su disfrute, es tener que estar confinado entre cuatro paredes con una computadora o smarphone, sin poder abrazarse ni besarse ante el riesgo de contagio.

Sin duda que no existe argumento que soporte este tipo de represión del deseo y la libertad de amar. En este momento, la realidad que se vive en tiempos de pandemia es la dificultad para expresar las emociones y pasiones.

Por eso que los impedimentos y diversos protocolos de salud como hoy se vive por la Covid-19 ha transformado las relaciones humanas que tienen que formularse de otra forma.

Si bien es cierto que la soledad vienen perturbando a muchos jóvenes de modo más directo por la pandemia, lo real es que el virus les ha robado la libertad para amar, algo que era tan fácil hasta hace muy poco, pero que se ha convertido en una tragedia o aventura; un argumento quizás para escribir un libro.

Y es que la enfermedad y amor, ha sido un dúo común a lo largo de la historia literaria, así como para el teatro o el cine. Desde Albert Camus pasando por Shakespeare, Virginia Woolf hasta García Márquez, quien inmortalizó en “El amor en los tiempos del cólera”, algunos de esos miedos e incertidumbre se vive hoy bajo la pandemia.

Pero los hechos muestran que se sobrevivió a todo, incluso a la muerte. Y como señalan algunos neurólogos estudiosos de las pasiones, quien sufre de una enfermedad los pone a salvo de cualquier otra.

¿Puede San Valentín sobrevivir en tiempos de pandemia? Creemos que sí.