¿Podrá Biden cerrar la Base Naval de Guantánamo?

Joe Biden asume la promesa del ex presidente Barack Obama de cerrar la icónica prisión de Guantánamo antes de que termine su mandato. La medida tiene una gran importancia simbólica, pero ¿tendrá en la práctica algún impacto en Cuba?

La cárcel aún alberga a 40 detenidos, 26 de los cuales son considerados demasiado peligrosos para ser liberados, pero no han sido sometidos a procesos judiciales. El centro de detención de Guantánamo fue construido en una base naval estadounidense en el extremo oriental de la isla de Cuba bajo la presidencia de George W. Bush.

Es un enclave de 117 km2 cedido por Cuba a Estados Unidos en 1903 como agradecimiento por su  ayuda en la guerra contra los españoles. Obama había prometido la liberación algunos detenidos en esa prisión militar que alberga a presos vinculados a la “guerra contra el terrorismo”, como el paquistaní Khaled Sheikh Mohammed, autor intelectual de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

A juicio de John Kirk, analista de la universidad canadiense de Dalhousie, los deseos de Biden son coherentes con su política cuando critica las violaciones de derechos humanos en Cuba. Por eso piensa que se trata de una decisión táctica que le permitiría a Washington ganar credibilidad en relación con sus críticas al régimen cubano.

Sin embargo, Kirk no cree que las cosas cambien demasiado para la isla mientras que solo sea la prisión sea cerrada, mientras que la base militar permanezca intocable. De tal forma que en la práctica, solo es de importancia simbólica.

Hoy, los cubanos están mucho más preocupados por decisiones políticas con consecuencias mucho más palpables en su vida cotidiana en medio de la pandemia del Covid-19. Sin duda que es un paso importante de Biden, pero más importante sería permitir las remesas de dinero a Cuba como sucedió durante el gobierno de Obama, pues tendría un profundo impacto económico en un contexto tan difícil para Cuba.

¿Un paso al acercamiento?

Por su parte, Helen Yaffe, investigadora de la Universidad de Glasgow y especialista en Cuba, tampoco piensa que las cosas vayan a cambiar mucho en la isla con el cierre de la Base Naval de Guantánamo.  Pero, no obstante, señala que la iniciativa de Biden podrá hacerse notar en el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana que defiende el nuevo presidente.

Como señala, esta medida no debería afectar directamente a sus relaciones, porque se trata de un asunto interno de Estados Unidos, excepto en el sentido de que pondría fin a una violación de las leyes internacionales indignante, y eso daría optimismo.

Por lo pronto, Biden ha defendido su nueva política hacia Cuba, aunque aún está por ver si se desmantelará las numerosas sanciones económicas de Trump para dañar la economía de la isla.  Según el gobierno cubano, el endurecimiento de las sanciones le costó a Cuba unos 20.000 millones de dólares.

Para los analistas,  Cuba tiene la voluntad política de hacer algunos cambios, pero espera a ver qué cambios hace la administración Biden. Por eso que le toca a Washington mover sus fichas.

Fuente:

infobae.com

dw.com

Related Post