Plan Marshall para frenar la inmigración centroamericana a Estados Unidos

Ante las masivas caravanas de migrantes centroamericanos rumbo a la frontera sur desde el pasado mes de octubre, México y Estados Unidos deben trabajar juntos para enfrentar esta grave crisis migratoria.

Una de las propuestas podría ser implementar el llamado “Plan Marshall” como el que Estados Unidos hizo en Europa a fines de la Segunda Guerra Mundial.

En este sentido, varios representantes de Organismos No Gubernamentales confían en que se toque este tema en la próxima reunión virtual de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris con el presidente de México Andrés Manuel López Obrador del 7 de mayo para abordar asuntos de interés bilateral como la inmigración.

De allí la importancia que las gestiones de ambos países en encontrar soluciones para revertir la situación migratoria en la frontera sur que divide a ambas naciones. Por el momento el gobierno de Joe Biden dio el primer paso otorgando 4.000 millones de dólares para invertir en Centroamérica que muchos creen son insuficientes.

Por ello que varios especialistas señalan que se necesita ejecutar un Plan Marshall como se hizo en Europa, pero que los 4.000 millones de dólares no sean dados a los gobiernos porque hay mucha corrupción en Centroamérica, especialmente entre funcionarios y gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Recordemos que el Plan Marshall -oficialmente llamado European Recovery Program (ERP)- fue una iniciativa de Estados Unidos para la reconstrucción de países de Europa Occidental devastados tras la Segunda Guerra Mundial. Los estadounidenses brindaron ayuda económica por valor de unos 12.000 millones de dólares que duró cuatro años a partir de 1948.

De allí que el plan para desarrollar el sur de México y Centroamérica para contener la migración necesita del Plan Marshall en vista que cada año, miles de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala huyen de la violencia y pobreza en casa en busca del sueño americano en Estados Unidos.

Por lo pronto, Andrés Manuel López Obrador ha dicho que buscará eliminar las causas de la migración creando más empleos y mejorando las condiciones de vida en México y América Central, pero a cambio espera que el Gobierno de Joe Biden acepte ayudar a impulsar el desarrollo económico en la región.

Esencialmente es un proyecto de inversión con una selección de proyectos que tienen mayor viabilidad en el corto plazo. Quizás no sea parecido al Plan Marshall, pero sí lo será en cuanto al tamaño del esfuerzo que debe hacerse, pues se calcula que se necesita sólo para el sur de México, que es la zona más pobre del país, unos 20,000 millones de dólares en los próximos seis años.

Lo cierto es que para implementar este Plan Marshall entre México, Estados Unidos y países de Centroamérica para crear desarrollo e infraestructura en dichos países, se necesitará contar con la participación del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), tanto para asesorar como para financiar los proyectos.

Es positivo que la vicepresidenta de Estados Unidos se reúna virtualmente con el presidente de México para abordar estos asuntos de interés bilateral como la inmigración. Pero hay una urgente necesidad de ir más allá del control migratorio y comenzar a planificar medidas de largo plazo para que se realicen una transición de migración irregular a legal entre ambos países.

Fuente:

migrationpolicy.org

notiamerica.com

cn.reuters.com

Related Post