• Dom. May 22nd, 2022

Informaciones desde Miami al Mundo

Director: Dr. Nelson Díaz-Pomar, Ex Procurador General de Perú

En momentos en que la escasez de alimentos en la isla es alarmante y en medio de la pandemia, son varias las empresas online que lo “venden” en Cuba con pago en el exterior.

Se trata de las tiendas virtuales que favorecen la compra de alimentos y otros bienes de primera necesidad que no se encuentran en los mercados tradicionales y que se ha vuelto un negocio lucrativo.

Por eso que los cubanos residentes en el exterior acceden a estas tiendas online de comida para que sus familiares puedan alimentarse. No hay otra opción más que pagar el elevado precio de los paquetes de comida.

Estas tiendas extranjeras se encargan de enviar alimentos a Cuba, y muchas otras se encuentran en la isla como distribuidores. Todo el proceso es vía online seleccionando los paquetes de comida para que se entreguen al propio domicilio.

Hay tiendas que venden mercancías agrícolas en combos, artículos de aseo e industriales provenientes de fábricas cubanas. Pero, cuando el hambre es el principal problema de la isla, las tiendas online que ofertan alimentos son las de mayor demanda.

Negocio redondo

Son un verdadero negocio lucrativo para sus dueños y para el régimen, su socio y proveedor, que comercializa con ellos los alimentos que apenas vende en las tiendas físicas. Por ejemplo, Supermarket23 es una de las tiendas más antiguas, vende 2 kilogramos de pechuga de pollo por 20 dólares, 1.5 Kg de picadillo de res por US$ 13; 2 kilogramos de cañada de res a US$ 64; 2 kilogramos de arroz por US$3.50 y una lata de atún a 3 dólares y medio.

Durante la pandemia en particular dos tiendas virtuales, que comercializan alimentos y otros bienes, comenzaron a expandirse: Mall Habana y Katapulk. Su éxito radica en que comercializan muchos productos que ya están dentro de la isla, solo deben transportarlos a las provincias gracias a sus vínculos con el régimen.

Katapulk pertenece a la empresa Fuego Enterprises Inc. fundada por el cubano americano Hugo Cancio que vive en Miami y que hace poco el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (MINCEX) autorizó la inscripción de su negocio al registro de empresas extranjeras que hacen negocios en la Isla.

De tal modo que desde el 2020, su empresa comenzó a vender alimentos por internet distribuyéndolos a nueve provincias: Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín y Santiago de Cuba, con unos 1 000 envíos diarios.

¿Y cómo Katapulk se ha convertido en uno de los mercados online de mayor demanda? Por sus precios mucho más competitivos. Mientras que Supermarket23 vende 2 kilos de pechuga de pollo por 20 USD, Katapulk lo ofrece a 5.50 dólares, es decir casi cuatro veces menos que la competencia.

Entonces, los precios de Katapulk son prácticamente los mismos que se venden en algunas tiendas físicas porque el estado cubano (dueño de los suministradores) se lo ofrece a precios de mayorista.

Por otra parte, Mall Habana es una tienda online que opera desde 2006 como parte de la compañía Gold Black Investments, especializada en envíos y comercio electrónico, entre otros servicios, registrada en España.

A diferencia de Katapulk, Mall Habana no sólo comercializa alimentos, sino que a través de su página web vende perfumes, champú, ropa interior, rones cubanos, electrodomésticos, útiles de ferretería hasta ofrece reservaciones de cenas y hoteles, recargas de móviles y agencia de viajes.

Mientras que la escasez de alimentos asfixia a los cubanos, estos negocios online gestionadas por ciudadanos extranjeros con vínculos con el poder vienen lucrando con el hambre del pueblo. ¿Qué pasará después? Como es habitual en Cuba desde hace 62 años, todo seguirá igual o empeorará.