12/01/2020

Latinos en Estados Unidos

Informativo de la Comunidad Latina

Coronavirus en Uruguay: su exitosa estrategia para contener el COVID-19 sin cuarentena obligatoria

5 min read

Uruguay se ha convertido en un caso singular en la lucha contra el Coronavirus en Latinoamérica: la curva de contagios está aplanada, la cifra de fallecidos es baja y las personas infectadas son cada vez menores. Así que con 850 casos detectados y 23 fallecidos, este pequeño país de 3,5 millones de habitantes que nunca obligó al confinamiento a su población se encamina hacia la apertura de actividades casi en su totalidad.

No en vano, el joven mandatario de Uruguay, Luis Lacalle Pou, pese a asumir el mandato a 13 días luego de descubrirse el primer contagio, muestra liderazgo y firmeza en la región, por lo que Uruguay es llamado el “oasis” de la pandemia del coronavirus virtud a su exitosa estrategia contra la pandemia.

El caso uruguayo es la otra cara de la moneda de otros países de la región que ha sobrepasado a Estados Unidos y Europa en cantidad de casos diarios diagnosticados del COVID-19. ¿Qué hizo diferente a Uruguay de Argentina, Brasil, Ecuador, México o Perú? Cuatro medidas:

1. Uruguay informó a la población con total transparencia sobre la peligrosidad y estragos del virus.
2. Hizo numerosas pruebas a sus habitantes desde el primer día que se detectó el contagio de la pandemia.
3. No impuso la cuarentena obligatoria, sino dejó que los ciudadanos responsablemente decidan qué hacer con su quehacer cotidiano.
4. Y, por lo tanto, no reprimió a quienes estuvieran en las calles.

Pero, eso sí: prohibió las clases presenciales (colegios, universidades), cerró las fronteras y eliminó los eventos masivos. De tal modo que la suma de estas medidas convirtió al país charrúa en un modelo para la región. Según datos del gobierno uruguayo, desde el 13 de marzo hasta hoy, luego de declararse la emergencia sanitaria ante la pandemia, se han registrado 850 casos y 23 muertos que, para Uruguay con menos de 3,5 millones de habitantes, la tasa de muertes por 100.000 habitantes es de sólo 0,6, en comparación con la tasa de muertes de Brasil con 18,3, en Perú (17,4), México (11,6) o Chile (4,5).

Estas cifras permitieron la apertura de escuelas rurales a lo largo de todo el país, así como universidades. Sumando al retorno de las actividades del sector de la construcción y del comercio. No obstante, hoy es obligatorio el uso de mascarillas, se respeta la distancia social y no se permite el trabajo presencial de quienes presenten con factores de riesgo de salud. ¿Y cómo llegó hasta este punto?

Responsabilidad social

Luego que el 13 de3 marzo se registraran los primeros casos del coronavirus en Uruguay, a casi 15 días que Lacalle Pou asumiera al gobierno, sin pérdida de tiempo, el nuevo gobierno suspendió las clases, los vuelos, los servicios religiosos, la organización de espectáculos masivos como partidos de fútbol y conciertos y planificó el cierre de fronteras.

Pero nunca se decretó la cuarentena obligatoria a la población. La estrategia fue apelar a la responsabilidad de la población ante la pandemia. Es decir, a diferencia de otros países de la región, entre los factores que vienen contribuyendo a obtener resultados positivos en la lucha contra el COVID-19, fue la conciencia de los uruguayos ante este peligro viral. Así que sin confinamiento obligatorio, las encuestas revelaron que más del 90% de uruguayos prefirieron quedarse en casa.

Medidas económicas

Otro de los factores de la exitosa estrategia contra la pandemia fue la existencia de un ” consenso” de todos los uruguayos sobre cómo el país, incluido el gobierno de Lacalle y el sistema de salud, debería enfrentar al coronavirus.

Una de las primeras medidas fue la creación del Fondo Coronavirus, principalmente financiado por el recorte del 20% en los salarios del presidente, legisladores. Ministros y otros empleados públicos superiores a US$1.800 por mes sin fecha de caducidad, mientras que en Perú, el presidente Martín Vizcarra, los ministros y otros altos funcionarios redujeron su sueldo, entre 10 y 15%, por sólo tres meses y recién a fines de mayo …¡a dos meses de aplicar las medidas económicas y sanitarias en todo el país!

Por otro lado, el gobierno de Lacalle apostó por solicitar dinero a organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento, con el objetivo de contar con líneas de crédito bajo condiciones favorables. Hay que señalar que Uruguay no tuvo que depender de volátiles mercados de bonos, como lo han hecho Perú o Paraguay. Así que todos estos capitales de dinero fueron implementados para reactivar el empleo y la economía, y fortalecer el sistema de protección de salud.

El sistema de salud universal

La infraestructura y el sistema de salud universal también fueron decisivos para obtener resultados exitosos contra el coronavirus. En Uruguay, casi el 100% de la población tiene acceso al agua potable, que es fundamental para una de las básicas medidas de protección: el lavado de manos.

Además, al estar integrados los sectores público y privado, hay fuerte presencia de médicos para la atención domiciliaria y bajo un sistema de emergencia pre hospitalario en todo el país. Así que bajo este sistema de salud, se evitó en la medida de lo posible que un paciente con resfrío común vaya al hospital o clínica donde podría terminar contagiándose del coronavirus.

No en vano todas las pruebas del COVID-19 para pacientes sospechosos se realizaron en sus propios hogares procesándose más de 45 mil pruebas en todo el país. Se calcula que en Uruguay la cantidad de pruebas por cada millón de habitantes es tres veces más que en Argentina, Brasil y Paraguay. Claro que también existieron otros factores que colaboraron al control de la pandemia en Uruguay, como las características propias de su demografía, con una reducida densidad de población y sin grandes ciudades cosmopolitas.

Mientras que la mayoría de países latinoamericanos viven aterrados por las cifras de muerte y contagios que se reportan día a día, en Uruguay, poco a poco la vida vuelve a la normalidad y no sería sorpresa que pronto las familias y amigos se reúnan para hacer un asado y tomar mate.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.