10/29/2020

Hispanos y Latinos Viviendo en Estados Unidos

A la rueda rueda

3 min read

Tras veinte años de haber intentado la oposición ponerle fin al saqueo chavista mediante todas las vías nacionales e internacionales no armadas, y haber esperado pasivamente una intervención armada de democracias aliadas, el único resultado ha sido que el saqueador saquea más, llegando hasta la asombrosa situación de dejar sin gasolina a un país petrolero. Y sigue. La conclusión es la más lógica hoy: no queda sino procurar activamente la intervención militar y económica de democracias aliadas, especialmente de EUA. La probabilidad de lograrlo es aparentemente muy baja pero sigue siendo una probabilidad, mientras las otras vías ya probaron estar cerradas.

Procurar activamente la intervención armada no es simplemente esperar que ocurra, y menos por motivos morales o humanitarios. Se parece más a comprarla, tal como ha comprado el chavismo el apoyo de sus aliados: con pago principalmente en petróleo, lo que demuestra el realismo de esta propuesta. Desde luego esto se plantearía como ofrecer ventajas a las inversiones petroleras y otras, así como a las exportaciones que previsiblemente demandará la reactivación de la economía del país.

Esta operación requiere que Guaidó empeñe a fondo su reconocimiento internacional como presidente del único poder legítimo de Venezuela. Hacerlo es prerrogativa de esa posición y deriva de la promesa de investidura, el cese de la usurpación. No necesita más consultas populares ni más ‘unidad’ política para eso. Tampoco debe insistir en la tal ayuda humanitaria, algo vergonzoso de pedir desde un país que cuenta con una de las mayores reservas de petróleo del mundo. Mucho menos involucrarse en otras Bahías de Cochinos como aquella toma de La Carlota, o la tal operación Gedeón.

Pero el empeño reciente de Guaidó ha sido reconvocar la unidad de la oposición para no se sabe bien qué objetivo, excepto no votar en unas elecciones que de todas maneras no existen, porque se trata de la auto-elección de los saqueadores. Este repetido llamado a la unidad de la oposición parece ya un juego infantil, tomarse de las manitas, formar un círculo y estirarlo hasta que alguno no resiste y sale, sale otro, regresa alguno, salen todos y otra vez a la rueda rueda, mientras se abuchean o aplauden las piruetas patrióticas o traidoras de cada uno según los humores y frivolidades del momento ¡durante veinte años!. Esto ni siquiera llega a ser política al detal, y no merece otras consideraciones.

Entre los numerosos dirigentes de oposición sólo se ha acercado al fondo del asunto una, la tan valerosa como inteligente y bella dama Marcía Corina Machado. La misma que como diputada acusó de ladrón a Chavez en su cara, mientras los demás diputados de oposición en lugar de respaldarla parándose a su lado -en lo que hubiera sido un verdadero gesto de unidad-, se alejaron y escondieron entre los curules. Pero ni siquiera ella ha planteado explícitamente la compra de intervención armada. En su reciente propuesta ha adjetivado la eventual intervención como “humanitaria”.

Supongo que lo ha hecho calculadamente, para no echarse innecesariamente en contra a quienes la han planteado de buena fe. Similar motivo, creo, fue el que tuvo en otro momento parta apellidar “popular” al capitalismo en una oferta electoral. En cualquier caso se puede pasar por alto un adjetivo político cuando lo sustantivo predomina, y ése es el caso en el discurso de María Corina. Capitalismo, intervención armada contra el robo a mano armada. Sustancia dura, ausente en la frondosidad adjetiva del discurso del resto de la dirigencia de oposición.

Supongo que María Corina habrá intentado convencer a Guaidó en su reciente reunión de asumir como su principal tarea la procura activa del apoyo armado democrático. Que lo lograra, o que Guaidó, sus colaboradores y partidarios se convencieran a sí mismos, sería el mayor paso hacia detener el saqueo de Venezuela. Lo demás es seguir jugando a la rueda rueda al rededor del saqueo creciente. (Por: Ricardo Salim)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.