Ola de protestas en Estados Unidos por violencia racial

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

Latinos, afroamericanos, asiáticos y blancos se unieron recientemente para realizar diversas protestas en contra de la creciente ola de violencia racial en varios estados del país.

Mientras que en Minneapolis, más de 300 personas se manifestaron en recuerdo al asesinado George Floyd quien perdió la vida asfixiado por un policía, en Miami, Florida, muchas personas protestaron por la muerte del joven negro Daunte Wright a manos de un agente del estado de Minnesota.

Todos los protestantes portaban carteles a favor del movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan) exigiendo que se retiren los fondos a las agencias de policía de todo el país, que en los últimos días han vuelto se vieron comprometidos en polémicas por nuevos casos de exceso de uso de violencia racial.

A esta protesta de Miami se suman a las realizadas en Tucson Arizona, Austin  Texas, Oackland en California, Nueva York o en Chicago Illinois, donde los manifestantes también exigieron que se realicen acciones para evitar más muertes raciales.

A ello se suman los delitos de odio contra los asiático-estadounidenses que han aumentado drásticamente desde el comienzo de la pandemia del Covid-19. El 18 de marzo, en Atlanta, Georgia, un tiroteo a salones de belleza de origen asiático provocó la muerte de ocho personas.

Según cifras de Gun Violence Archive (GVA), un proyecto que analiza la violencia racial con armas de fuego en el país, en lo que va de este año, se han registrado 150 tiroteos masivos donde al menos cuatro personas mueren o resultan heridas por disparos de balas, exceptuando al autor del ataque.

¿Cómo surge el racismo que sufre Estados Unidos?

La muerte George Floyd a manos de un policía en Minneapolis, fue el detonante para poner sobre la mesa el tema del racismo, que es una discriminación que se manifiesta desde hace 400 años, con el primer asentamiento de esclavizados en Jamestown, Virginia.

A partir de allí, los terratenientes anglosajones a favor de la esclavización compraban prisioneros africanos, para esclavizarlos y someterlos a trabajos pesados. Pero este sometimiento se exacerbó en 1861 con la Guerra de Secesión durante la presidencia de Abraham Lincoln, donde los estados del norte atacaron a los del sur para impedir la expansión de la esclavitud.

Con el triunfo del norte trajo consigo la abolición de la esclavitud, plasmada en la decimotercera enmienda de 1865, y la liberación de 4 millones de esclavizados. Pero el resentimiento prevaleció en los blancos de los estados sureños de Estados Unidos.

Con el paso de los años, lo que antes era esclavitud transformó a la segregación, es decir, la separación de espacios, leyes y servicios para blancos y negros que estuvieron siempre relegados.

Hasta mediados del siglo XX, dicha segregación era aceptada socialmente. Pero la indignación en la población afroamericana fue concentrándose, con tan buena suerte que encontró a un líder: Martin Luther King, quien fue asesinado en 1968  por ser el líder del movimiento de los derechos civiles afroamericanos.

Finalmente, el ex presidente Lyndon B. Johnson en 1964 firmó la Ley de los Derechos Civiles poniendo a la separación de negros y blancos en colegios, buses, hospitales, bares y toda suerte de espacios públicos.

Lamentablemente, hoy los afro estadounidenses vienen enfrentando un serio problema de violencia policial que de acuerdo con la organización Mapping Police Violence, el 24% de las muertes bajo custodia policial son de ciudadanos afroamericanos.

Sin duda que toda esta violencia policial contra afroamericanos se exacerbó durante la Presidencia de Donald Trump, que fue criticado por exaltar a la supremacía blanca y discriminar a comunidades negras, latinas, musulmanas, entre otras más.

Fuente:

laopinion.com

france24.com

Related Post