• Sáb. Ene 22nd, 2022

𝕰𝖑 𝕷𝖆𝖙𝖎𝖓𝖔𝖆𝖒𝖊𝖗𝖎𝖈𝖆𝖓𝖔

Fundador: Dr. Nelson Díaz Pomar, Ex Procurador General del Perú

Hambre en Latinoamerica

Un niño en Brasil en lugar de soñar con un juguete o ropa escribió una emotiva carta a Papá Noel pidiéndole comer carne junto a toda su familia.

Se trata de Héctor y su carta se volvió viral debido a que en Brasil es común tener esta proteína en las cenas navideñas, pero debido a los escasos recursos no pueden adquirirla.

“Papá Noel, mi sueño es tener algo de carne para comer con mi familia. Tengo 7 años, gracias. Héctor”, escribió el niño con un lápiz en una pequeña hoja de cuaderno.

Sin duda, la inocencia del pequeño conmovió los corazones de todos porque muestra la crisis alimentaria que viven los brasileños.

Ellos compran a 3,85 dólares el kilo con una dieta basada en 35 kilos anuales de carne bovina, frente a los 17 kilos que incluyen las regiones más pobres del nordeste de Brasil.

Una situación similar que viven muchos países de Latino América al pasar hambre, desnutrición y enfrentarse a la cotidiana odisea de conseguir alimento.

Venezuela: tres kilos de carne al año

En medio de una de sus peores crisis económicas, la carencia crónica de alimentos en Venezuela aumentó de 10,5% a 11,7% en los últimos diez años, según un estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El costo de alimentos es un verdadero dolor de cabeza de los venezolanos cada vez que van al mercado por los altos precios de los productos y los pocos ingresos con que cuentan. A ello se suma un elevado costo de la vida que ha ido deteriorándose desde hace 20 años.

En 1999, cuando llegó al poder el fallecido Hugo Chávez, los venezolanos consumían más de 65 kilos al año. Hoy, con Nicolás maduro, son 3 kilos, que tiene un costo promedio de 3.50 dólares por kilo. Una realidad de un país que atraviesa la peor crisis alimentaria de su historia moderna.

Hoy los los venezolanos están dejando de comer carne no por la escasez o altos precios, sino por el pobre poder adquisitivo de los trabajadores que tienen un salario mínimo de 1.800.000 bolívares, un poco menos de un dólar, de acuerdo con la tasa de cambio oficial del Banco Central.

Cuba: alimentos por las nubes

Similar es la grave situación de escasez de alimentos para la mayoría de la población en la isla donde el incremento de precios no tiene cuando acabar. Mientras que un cartón de huevos se compra a 18 dólares, el kilo de carne ronda los 30 dólares.

Es una situación que vuelve más complicada, pues ante la escasez del alimento se tiene que acudir al mercado informal donde los precios están por las nubes: carne de res congelada por 18 dólares; medio kilo de bistec de cerdo a 12 dólares o picadillo de res cuesta 10,40 dólares.

Siendo el cerdo un alimento casi imprescindible en la mesa navideña de los cubanos, sin embargo, embargo, desde ahora mismo, ya muchos han renunciado a degustarlo.

El hambre no da tregua en Latinoamérica

Un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) señala cinco “lugares críticos” en América Latina y el Caribe, donde millones de personas se encuentran sometidas al hambre y desnutrición.

La investigación advierte que la pandemia no ha hecho más que empeorar la situación alimentaria en Colombia, Guatemala, Honduras, Haití y Nicaragua, sumado a disturbios sociales, recesión económica sequías y aumento de la inseguridad relacionada con la delincuencia.

Las previsiones de los expertos no son positivas y se espera que la situación de crisis alimentaria, especialmente en Guatemala, Honduras y Nicaragua, continúe empeorando para 2022.

Shares