Nació un gran amor

I

Como flechas de un redivivo Atila
Nuestras miradas se cruzaron
Los ardientes labios sonrieron
Mi corazón como un Volcan Erupcionó

II

Sorpresivamente
Sin meditar un instante
Con cánticos de Avecillas Celestiales
Eclosiono el Mundo Mágico del AMOR

III

Goce con tu presencia y vibre con alegría
Me éxtasie con tu mirada
Envuelto en nubes tempestuosas
Me sentí en el Paraiso

IV

Gritando como un niño
Con fuerza de un ciclón
Extremeci al Mundo
Con el gozo del Amor

V

Inundados de dulzura y dicha
Preñados de Felicidad y Goce
Creamos un Mundo Maravilloso
Un Paraíso para los DOS

VI

En este Mágico Amanecer
Una maravillosa conmoción
De Gente Alboratada exclamaba
Un NUEVO AMOR NACIO

VII

Ya no habrán más Soledades
Ni Tristes Despedidas
Felices viviremos hasta la Eternidad

VIII

Replicas de dulces melodías
Con Trompetas y Clarines
Celebraban el disfrute pleno
De las Maravillas del Amor

IX

Al Cristo de los Cielos
Gratitud inmensa debemos
Por habernos concedido
El Templo del Eterno Amor

Autor: Dr. Nelson Díaz-Pomar, Director y Fundador El Latino Americano, abogado y ex Procurador General de La República del Perú.

Related Post