01/23/2021

Latino NEWS

Informativo desde Miami al Mundo

Maduro y Narcoguerrillas se reparten Venezuela

3 min read

Ante la grave situación de escasez de combustible, el régimen de Nicolás Maduro viene apoyando aún más el negocio del narcotráfico con varias bandas armadas usando el territorio venezolano como zona de producción y exportación de cocaína, según una grave denuncia de Javier Tarazona, director de la ONG FundaRedes.

Tarazona además revela que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-D) están envueltas en narconegocios con el Cartel de los Soles expandiendo sus actividades en los estados Apure, Táchira y Zulia, bajo la complicidad de Maduro.

Dentro de este pacto entre ambos grupos guerrilleros, las FARC mantienen el control del narcotráfico, y el ELN cultiva la coca y además extorsiona a las comunidades para el control de la producción agropecuaria, movilidad de las personas, transporte de bienes, entre otras actividades económicas.

Por ejemplo, en Zulia, el ELN tiene el control de la zona sur del Lago de Maracaibo donde han construido pistas clandestinas para el tráfico de droga, además de construir varios laboratorios de procesamiento de cocaína en Catatumbo y Jesús María Semprún, sin que las Fuerzas Armadas Venezolanas hagan nada al respecto.

Amplio control terrorista

Se estima que son 10 frentes del ELN que operan en todo el país, como el Frente Juan Velasco Porras, Frente Luis Enrique León Guerra, Frente de Guerra Nororiental, Frente Gustavo Villamizar, Frente Parmenio Cuéllar, Frente Alirio Buitriago, frente Domingo Lain Sáenz, Frente Camilo Cienfuegos, y el Frente Camilo Torres , el más importante por su presencia en 17 estados de Venezuela donde mantiene la extorsión a los pueblos.

Y sumado a 9 frentes de las FARC vienen operando numerosos grupos paramilitares como Los Rastrojos, las Águilas Negras, la Línea y  Los Urabeños. Como señala Tarazona,  a esta actividad de criminalidad de todos los grupos armados  en territorio fronterizo, la cultura de la muerte sigue ganando terreno para tener financiamiento, someter a la de la población, ocupar zonas y tener armas vulnerando todos los derechos de los ciudadanos.

Esto sucede con el control de carreteras y fronteras, distribución de alimentos, reclutamiento y desplazamiento forzoso de comunidades vulnerables, minería ilegal, contrabando de productos básicos (gas, carne) así como el tráfico de droga y oro en coordinación entre las FARC-D y el ELN. Un siniestro vínculo con las narcoguerrillas que arrancó en 1999, pero que en los últimos cinco años este pacto de socios ha pasado a pasado a constituirse parte del poder del régimen de Maduro.

Lo terrible de la situación no solamente es la presencia de la guerrilla en 14 estados de Venezuela,  sino que supone el control del territorio. Es decir, los habitantes de esos territorios ocupados viven bajo la dominación de bandas especializadas en secuestrar, asesinar, violar, desalojar, torturar, reclutar por la fuerza y robar todo tipo de riquezas en ganados, minerales, cultivos, industrias, fincas, vehículos y viviendas.

Así que esta fusión de las FARC y el ELN a la dictadura de Maduro tiene como objetivo convertirse en un brazo armado al servicio del régimen y sus secuaces que, en suma, representa una amenaza para la seguridad de los países vecinos y de todo el continente latinoamericano.

Fuente:

Primerinforme.com

Laprensagrafica.com

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.