Lucha contra el cambio climático será crucial este 2021

Si la pandemia del Covid-19 fue el gran problema del 2020, el mundo tiene entre sus manos actuar si se quiere evitar los peores efectos del cambio climático para el 2021.

Por eso que en la tercera y última jornada de la Cumbre del G7 en Inglaterra, los jefes de Estado respaldaron nuevos objetivos medioambientales y de reducción de emisiones para frenar el cambio climático.

De tal modo que los jefes de Estado y de gobierno de Alemania, Estados Unidos, Canadá, Italia, Francia, Japón y el Reino Unido, acordaron proteger el 30% de la tierra y los océanos para fines de esta década.

Se trata del “Pacto por la Naturaleza”, cuyo objetivo es detener y revertir la pérdida de biodiversidad y comprometerse a reducir casi a la mitad sus emisiones de carbono para el 2030, lo que obliga únicamente a usar el llamado carbón limpio para la producción de energía y elinimarla de manera progresiva de autos de gasolina y diésel.

¿Será este año el punto de inflexión de la política climática?

Por lo pronto, el presidente Joe Biden en su primer día en el cargo, firmó una orden ejecutiva para reincorporar al país oficialmente al acuerdo climático de París que, con el gobierno de Donald Trump, Estados Unidos había abandonado el acuerdo en noviembre del 2020.

En este sentido, Biden se comprometió a que el país llegue a cero emisiones de carbono para el 2050 y deteniendo el polémico oleoducto Keystone XL como parte de su compromiso con la cooperación mundial.

Si bien es cierto que se produjeron importantes avances el 2020, aún dos tercios de los países emiten gases de efecto invernadero que ocasiona el aumento de la temperatura global. Por eso que el mundo se encuentra en un “punto de quiebre” para el clima.

Precisamente, un nuevo estudio señala que dentro de 4 años existe un 40% de probabilidad de que al menos un año sea 1,5 °C más caliente que el nivel de temperaturas anterior a la era industrial. Y si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, el mundo se calentará hasta en 3 °C.

Y las consecuencias son devastadoras: los casquetes polares se están derritiendo y el nivel del mar está subiendo y en varias regiones del planeta, los fenómenos meteorológicos extremos y las inundaciones son más frecuentes, y en otras se registran olas de sequías y calor.

Para cumplir estos objetivos en la lucha contra el cambio climático, el G7 acordó aumentar sus contribuciones financieras y gastar 100.000 millones de dólares al año para ayudar a los países más pobres para que se unan al esfuerzo.

Fuente:

bbc.com

dw.com

Related Post