• Mié. Ene 19th, 2022

𝕰𝖑 𝕷𝖆𝖙𝖎𝖓𝖔𝖆𝖒𝖊𝖗𝖎𝖈𝖆𝖓𝖔

Fundador: Dr. Nelson Díaz Pomar, Ex Procurador General del Perú

Partido politico de Izquierda Gano Elecciones presidencias En Chile

Con la elección del izquierdista Gabriel Boric en una segunda vuelta electoral muy polarizada,  Chile apostó por cambiar de modelo hacia un Estado de bienestar social y asegurar la redacción de una nueva Constitución.

Con 36 años cumplidos, Boric se convertirá el próximo 11 de marzo en el presidente más joven de la historia de Chile como candidato del pacto Apruebo Dignidad, conformado por el Frente Amplio y el Partido Comunista.

Boric obtuvo el 55% de los votos, frente al 45% de su oponente, el ultraconservador José Antonio Kast, con un mensaje moderado y señalando como modelo social el estado de bienestar europeo ganándose el apoyo de los jóvenes y un amplio espectro político.

El joven presidente surgió en la vida pública durante las manifestaciones estudiantiles del 2011 reclamando enseñanza gratuita con una de las educaciones privadas más caras de toda América.

Lo cierto es que Boric para poder gobernar necesitará una alianza política amplia con la centroizquierda y sectores progresistas que ya tiene experiencia de gobierno en Chile. Se trata de fusionar alianzas políticas amplias muy similar a lo que hizo Michelle Bachelet en su segundo mandato.

Impacto en América Latina

Más allá de su postura izquierdista que nos recuerda a los regímenes de La Habana, Caracas y Managua, el triunfo de Boric, que representa a la izquierda dura en Chile, tendrá fuerte impacto en América Latina.

Se considera que con Boric, luego del gobierno de la centroderecha con Sebastián Piñera, significará el regreso del progresismo y se van a fortalecer los discursos más anticapitalistas. Por eso se presume que Boric pondrá en peligro el papel de Chile como un intermediario a favor de la democracia en Latinoamérica.

Recordemos que en la última década, Chile fue garante de los acuerdos de paz en Colombia y tuvo un papel activo en las negociaciones para resolver la crisis de Venezuela. Todo esto podrá cambiar porque el Partido Comunista respalda la reciente elección de Daniel Ortega en Nicaragua.

Si bien es cierto que Boric señala que su gobierno está comprometido con la democracia y los derechos humanos, sin respaldos a dictaduras y autocracias, tendrá que hilar fino en política exterior por sus posturas que pueden afectar la reputación que tiene Chile como uno de los países con mejor clima de negocios de la región.

Boric prometió revisar varios tratados de libre comercio, como el firmado con Estados Unidos en 2003, lo que puede causar algún tipo roce con el gobierno de Joe Biden. Esto perjudica a Chile que era el ejemplo que el capitalismo podía funcionar en Latinoamérica.

Las próximas semanas serán clave para ver cómo se configura el nuevo escenario político. Si Boric logra tener un avance más rápido en crecimiento económico y reducción de la desigualdad, entonces va a ser un ejemplo para el resto de la región.

Pero si su gobierno tiene poco crecimiento, hay problemas de deuda, de inflación, estancamiento económico, desempleo y aumento de la pobreza, entonces los conflictos sociales estallarán como petardos navideños como ha sucedido en Perú con el izquierdista Pedro Castillo.

Cuba termina el 2021 con represión y censura

El 2021 será recordado como el año de protestas de miles de cubanos que salieron a las calles para protestar en manifestaciones históricas.En donde se reclamo falta de libertad, escasez de alimentos y medicina que sufren desde hace décadas.

Igualmente, se culmina uno de los años más trágicos en materia de derechos humanos para la isla, superado solamente por la etapa de fusilamientos masivos al inicio de la Revolución. Según el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, se calcula más de 6 mil detenciones arbitrarias en estaciones policiales o en las propias casas de los opositores y disidentew  este 2021.

También esta organización ha documentado 60 actos de repudio, que son la turba de seguidores del régimen, que se concentraron frente a las casas de los opositores para proferir todo tipo de amenazas e insultos.

Pero el gobierno de Miguel Díaz-Canel extendió este año acciones represivas más allá de la oposición democrática y de los activistas llegando a afectar al ciudadano común. Se calcula que hay más de 800 prisioneros políticos y de conciencia que no tienen vínculos con organizaciones políticas disidentes.

Es decir, son cubanos comunes que esperan juicios sin garantías o que ya cumplen condenas por sus protestas del 11 de julio. Todos ellos acusados de delitos contra el desorden público, sedición y desacato a la autoridad con peticiones fiscales que van desde uno hasta 27 años de prisión.

Entre los ciudadanos encarcelados hay más de 30 menores de edad y casi un centenar de mujeres, muchas con varios hijos que han tenido que dejar al cuidado de terceros. Todos presos de manera injusta por pedir reclamar libertad y entonar “Patria y Vida”, el himno de toda Cuba que obtuve recientemente un Premio Grammy.

Lamentablemente, para el 2022, también será duro para el pueblo cubano. No hay señales que el gobierno cambie de rumbo, y los estudios económicos o de política internacional apuntan a un escenario de confrontación.

Para el nuevo año, Cuba necesita cambiar para que su población viva dignamente y no seguir siendo rehén de un grupo de corruptos y poderosos.

Shares