Estados Unidos está aprendiendo a construir un nuevo país de inmigrantes

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

A un mes de gobierno de Joe Biden ha quedado en claro el viraje significativo que ha tenido la vida de los inmigrantes en Estados Unidos. Esta ha pasado del humillante trato del gobierno del ex presidente Donald Trump a un enfoque más humanitario para buscar una solución muy esperada para millones de inmigrantes que lo sacrificaron todo por estar aquí.

Suena utópico que un cambio de tal magnitud se consolide de un momento a otro, sobre todo si aún hay fuerzas xenofóbicas contra los inmigrantes que todavía no aceptan su derrota y de la cual quisieran resurgir con más odio.

Lo más importante en este momento es que hay un ambiente llena de esperanzas, no solo para quienes buscan resolver su situación migratoria, sino para todo un país que garantizaría con esto convertirse en uno de los líderes en el concierto internacional.

Y esto porque si la Casa Blanca ya no va a “la caza” de indocumentados, sin duda que se alivian las tensiones sociales y mejora la imagen tan precaria que Estados Unidos llegó a tener de 2016 a 2020, cuando Trump decidió convertir en “chivos expiatorios” a los inmigrantes indocumentados.

Precisamente esa nueva sabiduría, que es un gran cambio hacia la madurez como país, es el rumbo que está tomando no el gobierno de Biden en sí, sino las exigencias inherentes de una sociedad cambiante que trata de salir delante de las condiciones más adversas, como la pandemia del Coronavirus.

Por eso que no debe sorprender que bajo esta nueva toma de conciencia social los resultados de una reciente encuesta revela que la mayoría del pueblo estadounidense está de acuerdo en resolver la situación de esos 11 millones de indocumentados y llevarlos a una vía a la ciudadanía.

Se trata entonces de tener una nueva sociedad en este siglo 21. Así lo esperamos todos.

Es decir, Estados Unidos está aprendiendo a construir un nuevo país de inmigrantes.  Por eso se debe aprovechar este momento para fortalecer esta nueva “era migratoria” y lograr detener el resurgimiento del “trumpismo” con políticas públicas de inclusión y consolidando una futura fuerza social y cívica que sean fuertes, y que no permita espacio alguno para el racismo, la supremacía, el sentimiento antiinmigrante, ni la xenofobia.

Te puede interesar: La Reforma Migratoria de Biden para obtener la Ciudadanía