Donald Trump: el discurso para la reelección

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Filament.io 0 Flares ×

En la última noche de la Convención Nacional Republicana desde los jardines de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ofreció un incendiario discurso luego de aceptar la nominación del Partido Republicano para tentar un segundo mandato presidencial frente al aspirante demócrata, Joe Biden.

Para Trump, las elecciones del 3 de noviembre serán las más importantes de la historia de Estados Unidos donde se decidirá si se salva el sueño americano o si se permite que una agenda socialista llegue a la Casa Blanca.  No fue sorpresa entonces que dedicara la mayor parte de su discurso para atacar a Biden a quien se refirió como el destructor de la grandeza estadounidense ante sus simpatizantes quienes pedían “¡Cuatro años más!” en el poder.

Sin duda que fue un discurso para ser reelecto y ser presidente y a la vez opositor lanzando promesas que son comunes en los políticos, como reconstruir la economía, ofrecer más empleo, elevar los ingresos y convertirse en una país próspero. Un lenguaje que en los últimos años fueron más explosivos que reconciliadores al avivar tensiones raciales, defendiendo la separación de familias inmigrantes.

Pero, en estos casi cuatro años de gobierno, Trump también tomó algunas decisiones que inclusive sus detractores le reconocen como aciertos. Por ejemplo, el referido a la reforma de la justicia penal al formar en diciembre del 2018 la “ley del primer paso” que permitió reducir las sentencias a condenados por delitos no-violentos de drogas -especialmente entre la comunidad afroestadounidense- considerada la reforma más importante de la justicia penal del país en décadas.

Y a pesar de la crisis ante la pandemia del Covid-19 donde el país suma más de 180 mil muertos y casi 6 millones de infectados, cifras de una tragedia que revelan el pésimo manejo sanitario, el gobierno de Trump implementó una expansión de subsidios gubernamentales de US$2,2 billones, gracias a la aprobación de una ley negociada entre líderes de ambos partidos en el Congreso; una ayuda que evitó el aumento de la pobreza, según estudios.

A pesar que el discurso de Trump generó polémica al realizarse desde la Casa Blanca, por ser un acto partidista prohibido hacerse en edificios federales, el mensaje de su defensa en la gestión de la crisis del Covid-19 con la promesa que Estados Unidos tendrá una vacuna antes de fin de año y de terminar la construcción del muro en la frontera con México para evitar el ingreso de ilegales, prácticamente le sacó jugo a su conocida oratoria con un lenguaje mordaz, lleno de teatralidad y sarcasmo.

La noche como era de esperarse terminó con fanfarria musical y fuegos artificiales. A partir de ahora, la recta final hasta el 3 de noviembre, dejará profunda huella en la historia electoral del país donde todo puede pasar. ¿Cuatro años más?

Fuente:

bbc.com

20minutos.es

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *