Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'newstype_widgets_init' not found or invalid function name in /home/customer/www/ellatinoamericano.org/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 307

Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'newstype_enqueue_styles' not found or invalid function name in /home/customer/www/ellatinoamericano.org/public_html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 307
Dinero de paises hispanos en crisis politica, llega a Miami
  • Lun. Jun 27th, 2022

Informaciones desde Miami al Mundo

Director: Dr. Nelson Díaz-Pomar, Ex Procurador General de Perú

Países latinoamericanos sacan su dinero a Miami


Los cambios políticos en Latino América han llevado a muchos de sus habitantes más
pudientes a sacar su dinero de sus países, lo que se conoce como fuga de capitales ante la
inestabilidad política y económica.

Esta vez, los mandatarios y candidatos presidenciales que están asustando a los más ricos
provocando son, entre otros, el presidente populista de México, Andrés Manuel López
Obrador, el presidente izquierdista de Perú, Pedro Castillo, y los punteros en las encuestas
para las elecciones en Colombia y Chile el 2022, Gustavo Petro y Gabriel Boric.

De allí que el destino ideal para invertir es Miami cuyos bancos no se dan abasto, pues
diariamente reciben llamadas y visitas de habitantes de dichos países para abrir una cuenta en
Estados Unidos y proteger su dinero.

Por lo pronto, México, Colombia, Perú y Chile actualmente son las principales fuentes de
entrada de dinero extranjero a Miami, superando a Argentina y Brasil, que siempre han
figurado en la lista.

Para muchos, la mejor forma de aprovechar su capital es invirtiéndolo en una propiedad y
compra de departamentos de lujo en Miami. En el último año y medio, la Capital del Sol ha
tenido un incremento de compras de inmuebles por latinoamericanos. Pero, esta vez, su
inversión la convierten en su nueva residencia.

Inestabilidad política y económica


Y para nadie es un secreto que la causa para esta nueva ola de fuga de capitales es por la
inestabilidad política y económica de dichos países latinoamericanos, sumado a la falta de
confianza en las instituciones gubernamentales.
Se trata de populistas que pregonan programas sociales poco realistas obligando a sus países a
generar inflación, imprimir dinero y aumentar la pobreza. El mejor ejemplo es Venezuela, el
país que tiene las mayores reservas petroleras del mundo pero que, desde la llegada del
chavismo, se ha convertido en uno de los países más pobres de América Latina.

Tal es la situación actual que en México, los empresarios están muy preocupados por el
desprecio de Manuel López Obrador hacia el estado de derecho e instituciones
independientes.

Se teme que cuando se le acabe el dinero para sostener sus programas
populistas, López Obrador empezará a nacionalizar industrias o a imprimir más dinero.

En Perú, con la llegada de Pedro Castillo al poder se ha generado tal miedo, que muchos
ciudadanos están buscando la manera de sacar su dinero de los bancos locales. Esto porque
además que el producto interno bruto (PIB) cayó 11% este año, las proyecciones para el 2022
no son nada halagadores para la inversión privada.

En Chile, los inversionistas han estado sacando dinero desde el estallido social del 2019
sumado al el temor del mundo empresarial chileno que el candidato de izquierda Gabriel
Boric, apoyado por el Partido Comunista, gane las elecciones en la segunda vuelta electoral el
2022.

Caso similar ocurre en Colombia donde muchos empresarios están comprando apartamentos o
abriendo cuentas bancarias en Miami para protegerse de políticas anti-empresariales si el
candidato izquierdista Gabriel Petro gana las elecciones el próximo año.

Según calcula el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), la fuga de capitales de
latinoamericanos alcanzó los 128 mil millones de dólares en 2021, un récord en la última
década y superando con creces a Asia, África y otras partes del mundo emergente este 2021.
La moraleja es que si estos países siguen ahuyentando las inversiones, lamentablemente sus
economías seguirán cayendo, y Miami seguirá beneficiándose de su demagogia y populismo