Día de la Madre en tiempos de pandemia

Hoy cuando la humanidad viene sufriendo los estragos por la pandemia del Covid-19, definitivamente, este Día de las Madres, que se celebra cada segundo domingo de mayo, ha quedado plasmado en la memoria de todos, como otro año en que aprendimos a valorar los besos, abrazos, la cercanía y el contacto con nuestros seres queridos.

Y a pesar de la tristeza que embarga a quienes han perdido a una madre, esposa, abuelas e hijas, de las cuales añoran esas caricias, sus abrazos y consejos; les consuelan sus recuerdos y cada inolvidable momento que pasaron juntos. Para ellos una voz de aliento en este día.

Con todo este dolor que se siente por aquellas madres que hoy no están; también hay que rescatar la labor de aquellas que aún permanecen entre nosotros que con su entrega, amor y pasión; día a día entregan lo mejor de sí para forjar el futuro de sus hijos.

Sin duda alguna son grandes heroínas de esta pandemia del Coronavirus por lo que merecen un especial reconocimiento y un aplauso por su labor, entrega, esfuerzo y dedicación.

Ser madre no significa sólo traer un hijo al mundo, sino también es  una elección de vida. Por eso, hoy más que nunca, en este momento de grave crisis sanitaria por la pandemia en Estados Unidos, cobran aún más fuerza las palabras del Sumo Pontífice:

“Un mundo que mira al futuro sin mirada materna es miope. Podrá aumentar los beneficios, pero ya no sabrá ver a los hombres como hijos. Tendrá ganancias, pero no serán para todos. Viviremos en la misma casa, pero no como hermanos. La familia humana se fundamenta en las madres. Un mundo en el que la ternura materna ha sido relegada a un mero sentimiento podrá ser rico de cosas, pero no rico de futuro”.

Related Post