Debut Electoral: Peruanos en el exterior elegirán dos representantes al Congreso

Por: Walther Maratuech Parodi

La comunidad peruana residente en el exterior se compone de un poco más de 3,500,000 de peruanos distribuidos en diversos países alrededor del mundo. Se encuentran en países tan alejados como El Congo, Sierra Leona en el África, Nueva Zelanda, China, India así como en varios países de América y Europa.

Siendo que no toda la comunidad peruana en el exterior está habilitada para votar, se impone un diálogo permanente con ella en tanto su condición de peruana no cambia por ese hecho y porque su interés por los asuntos nacionales no está sujeto a la observancia de un requisito legal.

Por otro lado, si vemos las cifras de habilitados para votar, veremos que alcanza casi el millón de peruanos, lo que representa un sector de importancia imposible de negar. El próximo proceso electoral se advierte bastante polarizado en razón de la existencia de muchas alternativas, lo que hará que la distribución de votos baje y produzca una inevitable segunda vuelta.

Esto nos obliga a mirar con mayor interés lo que esa comunidad de electores tiene como poder de decisión por tanto las circunstancias exigen tener una postura clara frente a ella y sus necesidades.

Si tomamos en cuenta que los peruanos habilitados para votar en este proceso superan los 25 millones de electores y hacemos una simple división entre los actuales candidatos, veremos que la cantidad de votos (si acaso equitativa) para cada uno es muy reducida comparada con otros procesos.

Es por tanto imprescindible que se le preste mucha atención a la comunidad de peruanos en el exterior, articulando no solo
un mensaje, que de hecho se sugiere, sino una batería de propuestas concretas que hagan que esa comunidad reoriente su atención a su país.

Si tenemos en cuenta lo sucedido en las últimas elecciones congresales del 2020, veremos que el nivel de ausentismo en ese sector rondó el 60% del total de habilitados. Esto nos obliga a reconocer, tanto a nivel de partidos políticos como de ciudadanía misma, que esa distancia física no es la única que nos separa sino que muy probablemente ese ausentismo se explique por lo poco o nada que se ha hecho por ella desde el Estado y que ésta es una ocasión propicia para conocer sus inquietudes y necesidades, entender por ejemplo que no es lo mismo lo que atraviesan en los EEUU de Norteamérica que lo que se vive en Europa, Asía, Oceanía o en Sudamérica.

Los partidos que están en el proceso deben elaborar propuestas específicamente dirigidas a esa comunidad, disponer que sus candidatos al Congreso hagan un estudio profundo de sus necesidades y que articulen propuestas serias, responsables y sobretodo, ejecutables. Es la primera vez que ellos votan por dos representantes suyos al Congreso y por tanto esperan mucho de sus futuros representantes. No se les puede ofrecer cosas irreales, imposibles de concretizarse y menos jugar con sus expectativas.

La seriedad en la forma de plantear alternativas será determinante y más aún, la forma en la que los candidatos congresales se relacionen con su comunidad. Esperamos que este proceso, que nos trae esta novedad, enriquezca nuestra capacidad de entendernos y nos permita reconocernos como un todo y no como un rompecabezas que cada cinco años se pretende armar.

Es una sola la identidad que nos une, es el hecho de ser peruanos y vernos a todos involucrados en la construcción de ese país que soñamos implica ser proactivos en el reconocimiento mutuo.

Related Post