De inmigrante a Jefe de Seguridad Interior de EE.UU.

Nacido en Cuba, Alejandro Mayorkas será el primer inmigrante hispano a cargo de una de las administraciones más complejas y controvertidas en los gobiernos norteamericanos: el Departamento de Seguridad Interior (DHS).

Se trata de una gigantesca entidad que tiene como misión vital proteger a los Estados Unidos de las muchas amenazas que enfrenta. Esto requiere la dedicación de más de 250.000 empleados cuya labor van desde la seguridad aérea y fronteriza a la respuesta de emergencias hasta análisis de seguridad cibernética.

De La Habana a Miami

La historia de Mayorkas, de 61 años, se remonta a su llegada a Estados Unidos cuando tenía apenas un año de edad, cuando sus padres, un judío cubano y una judía rumana que vivían en La Habana, decidieron huir a Estados Unidos luego del triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

Desde entonces, el joven Mayorkas sufrió en carne propia los miedos, las irregularidades legales, los graves problemas ante la inestabilidad emocional de los refugiados. Y sin olvidar sus orígenes como cubano e inmigrante, decidió seguir adelante en sus estudios en Los Angeles graduándose con honores en la Universidad de California y obtener el Doctorado en Derecho en la universidad jesuita Loyola Marymount, en Los Ángeles.

Luego inicia su carrera como abogado en el bufete O’Melveny & Myer, en la firma internacional WilmerHale, y es muy reconocido por su trabajo con organizaciones sin fines de lucro en servicios legales a los pobres, a refugiados y a promover la educación de jóvenes desfavorecidos.

En favor de los inmigrantes

Igualmente destacable es su trabajo como abogado particular hasta que en 1988 se convirtió en el fiscal federal más joven del país, cargo que ejerció en California a cargo varios procesos: desde casos de lavado de dinero y corrupción, a delitos de narcotráfico y pandillas.

Más tarde, Mayorkas consolidaría su carrera profesional de trabajo como director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), de 2009 a 2013, durante el gobierno de Barack Obama. Desde este puesto, Mayorkas desarrolló el programa de acción diferida para los llegados en la infancia (DACA) otorgando permisos de trabajo y protección contra la deportación a más de 700 mil jóvenes que ingresaron sin documentos al país cuando eran niños.

Cabe destacar que por su trabajo como Director de USCIS, Mayorkas recibió varios premios de organizaciones cívicas y comunitarias, como la Illinois Coalition for Immigrant and Refugee Rights, la Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA) y Mexican American Legal Defense and Education Fund (MALDEF).

Por eso que los defensores de inmigrantes aplaudieron su nominación al Departamento de Seguridad Interior esperando que Marorkas haga un radical cambio en la política migratoria de Estados Unidos, con la promesa de Joe Biden de regularizar a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, suspender temporalmente las deportaciones y elevar los cupos para refugiados.

Sin duda que su designación al Departamento de Seguridad Interior se interpreta como un cambio radical en busca de credibilidad. No solamente se trata de cambiar al director de orquesta, sino de afinar muy bien los instrumentos con más entendimiento y menos represión.

Fuente:

Bbc.com

Dw.com

Related Post