11/28/2020

Latinos en Estados Unidos

Informativo de la Comunidad Latina

Los planes de Joe Biden para Cuba y Nicaragua

3 min read

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca todo parece indicar que el camino más previsible es que la política exterior hacia Cuba signifique la flexibilización del embargo y probablemente la normalización de las relaciones diplomáticas como lo hizo el ex presidente Barack Obama. Mientras que para Nicaragua, no serán buenas noticias, pues continuarían aplicándose sanciones y presiones a la dictadura de Daniel Ortega.

Para Cuba, la victoria de Joe Biden despierta cierto renacer de esperanza en el gobierno de Miguel Díaz-Canel para tener una nueva apertura económica sin la presión como lo hizo Donald Trump a la isla, más aún cuando vive su peor momento económico.

Por eso que no es un secreto que el régimen de La Habana aguardaba con ansias su victoria lo que significaría la flexibilización del embargo, la reapertura del Programa de Reunificación Familiar y el levantamiento de las regulaciones sobre los viajes y envío de remesas.

Los analistas señalan que a corto plazo lo más probable es que el equipo de Biden comience a desmontar el andamiaje de sanciones impuestas por Donald Trump, mientras que en medio plazo, Washington podría reactivar los grupos de trabajo en las 22 áreas de cooperación existentes, como el tema migratorio, de seguridad, lucha contra el narcotráfico, cooperación medioambiental, entre otros.

La duda está es que si Biden aplicará la Directiva Política Presidencial para la Normalización EEUU-Cuba; un documento que Obama firmó el 2016 pero que nunca llegó a implementarse. Esta directiva contiene todas las estrategias a largo plazo para la promoción del comercio e inversiones, apoyo a la inclusión de la isla en los organismos internacionales, además del levantamiento del embargo.

Mano dura a Nicaragua

En el 2018, Biden pidió a la comunidad internacional aislar al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, por ser responsables de violaciones a los derechos humanos y corrupción que azota al país por lo que se estima que bajo su gobierno continuará la presión para tratar de cambiar esta situación y llevar a cabo unas elecciones libres.

En este sentido, el gobierno de Biden seguirá aplicándose la Ley Nica Act que establece sanciones económicas al Gobierno o personas de Nicaragua que estén vinculados con prácticas corruptas o violaciones a los derechos humanos. Si es así, Estados Unidos puede congelar los bienes y cuentas de los responsables junto con sus familiares.

Por lo pronto, la oposición y organizaciones de la sociedad civil están confiados que con el nuevo gobierno norteamericano se continuará ejerciendo presión sobre el gobierno de Daniel Ortega para que celebre elecciones libres y transparentes el 2021.

Por tanto, lo mínimo que se puede esperar de Biden es que continúe con una política de presiones hacia la administración Ortega-Murillo para que acceda no solamente a las demandas de libertad, democracia y paz, sino también de la comunidad democrática internacional, expresada en la Unión Europea, las Naciones Unidas  y todas las organizaciones respetuosas de derechos humanos del mundo.

Fuente:

Cubanet.com

Elpais.com

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.