El dilema del Covid-19 en Cuba: hacer cola por alimentos y contagiarse

La crítica situación económica en Cuba no es una novedad desde hace décadas. Sin embargo, ahora a la escasez de alimentos se suma la pandemia del Coronavirus que viene infectando a quienes hacen largas colas desde la medianoche, entre aglomeraciones y peleas, para conseguir productos básicos como arroz, pollo o detergente, cuando comience la venta luego de amanecer.

Pero no todos lo logran; pues muchas veces a las 9 de la mañana todo se acaba en una compra que es todo racionado: solamente 2 unidades por producto y en colas que duran hasta 7 horas, pero otras se extienden por una semana.

Esta situación pone en riesgo al contagio del Covid-19, pues no se respeta el distanciamiento físico, que en Cuba ya infectó a casi 4,500 personas falleciendo 110, pero que es evidente que estas cifras oficiales no son confiables, pues muchos profesionales de la salud cubanos señalan que el número real de casos son seis veces mayor que el número de infectados que muestra el gobierno de Miguel Díaz-Canel.

Así que pese a la crítica situación epidemiológica, las colas y filas para comprar alimentos u otros productos básicos es visible en toda la isla sin que el régimen de La Habana haya creado los mecanismos eficientes para ofrecer alimentos básicos a los cubanos que se ven obligados a salir de sus casas y exponerse al contagio del coronavirus.

Escasez y largas colas

Desde marzo, los cubanos han pasado enfrentando la pandemia prácticamente en colas de espera por varias horas, dos o tres veces a la semana, para poder comprar aceite, pollo, legumbres, aceite, pasta dentífrica y carne que, generalmente no se consiguen en mercados estatales ni en tiendas; tampoco en las cuentapropistas (comerciantes privados). Pero, las largas colas delante de estos negocios son un peligro para infectarse que ha obligado para no exponerse a comprar alimentos a “revendedores” al doble o triple de lo que cuestan.

Toda esta situación lo enfrenta día a día el pueblo cubano que, según cifras del Observatorio Cubano de los derechos Humanos (OCDH), el 80% de su población vive en situación de extrema pobreza y donde el 50% no tiene lo necesario para comprar lo más esencial para sobrevivir, mientras que el 33% de los hogares viven con menos de mil pesos cubanos (4 dólares) al mes. Esto origina que el 35% de la población coma dos veces al día solo pan, arroz y legumbres.

Y si se tiene la suerte de comprar carne en algunos supermercados en Cuba donde a veces sus estanterías amanecen repletas, se puede encontrar una oferta de alimentos y artículos de higiene, pero con una condición: todo se pagan en divisas para los cubanos que disponen de una cuenta en dólares, euros o pesos mexicanos con tarjeta exclusivamente en divisas dispuestos en toda la isla. Claro, los beneficiados son quienes tienen familiares que viven en España o Estados Unidos que les envían dinero con frecuencia a su cuenta en divisas para comprar en supermercados MLC (moneda libremente convertible).

¿Contagiarse en la cola del pollo? Si, esto es posible en Cuba.

Fuente:

www.cubanet.org

www.dw.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *