• Dom. Ene 23rd, 2022

𝕰𝖑 𝕷𝖆𝖙𝖎𝖓𝖔𝖆𝖒𝖊𝖗𝖎𝖈𝖆𝖓𝖔

Fundador: Dr. Nelson Díaz Pomar, Ex Procurador General del Perú

blue and white flag on pole

La tensión política crece en Cuba ante la convocatoria pacífica por el cambio prevista para el 15 de noviembre organizada por la plataforma Archipiélago declarada ilegal por el régimen cubano.

La marcha de la oposición contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel busca exigirle el cese de la violencia, el respeto de los derechos de todos los cubanos, la liberación de los presos políticos y la apertura de la democracia al país.

Como era de esperar, las autoridades castristas prohibieron la celebración de la marcha opositora porque tiene la intención de impulsar un cambio de gobierno y porque tienen vínculos con Washington, lo que ha sido desmentido por miembros de Archipiélago.

La convocatoria para la marcha apela al artículo 56 de la nueva Constitución cubana que reconoce el derecho a manifestación. Sus organizadores estiman que en La Habana, por ejemplo, participarán 5.000 personas en un recorrido que comenzará en la avenida del Malecón para finalizar frente al Capitolio Nacional.

La estrategia del régimen ante la marcha del 15 de noviembre es clara: asfixiar al pueblo y cortar de raíz a la disidencia antes que florezca. Tal decisión del gobierno de Díaz-Canel se nota ya en las calles con el desmedido despliegue policial y militar.

Por lo pronto, muchos ciudadanos simpatizantes de la oposición están siendo interrogados por Seguridad del Estado recibiendo amenazas de cárcel si llegan a salir a las calles a protestar. A otros cubanos han sido despedidos de sus puestos laborales, han detenidos y trasladados a una unidad policial por haberse reunido en un parque.

El antecedente de esta marcha se asemeja a las protestas inéditas del pasado 11 y 12 de julio en muchas ciudades cubanas que dejaron el saldo de un muerto, decenas de heridos y centenares de detenidos.

Sin duda que ante esta situación extrema que viven los ciudadanos en Cuba, de acoso, persecución y violación de derechos humanos, se espera que miles de cubanos salgan a las calles a expresar lo que piensan. No hay una sola razón para que no lo hagan.

Shares