11/28/2020

Latinos en Estados Unidos

Informativo de la Comunidad Latina

La muerte de Floyd: Racismo y brutalidad policial

3 min read

Es doloroso y traumático admitirlo. El asesinato de George Floyd, quien murió mientras la rodilla de un policía clavaba como una estaca en su cuello por 8 minutos en Minneapolis, Minnesota, no debe asombrarnos. Es una letal combinación de racismo y violencia policial; un añejo cóctel con sabor a muerte en Estados Unidos y que el mandatario Donald Trump pareciera alentar. A esto se suma otro elemento gravísimo: la impunidad.

Ver las imágenes del afroamericano de 46 años de edad, padre de una niña de seis años y originario de Houston, clamando entre lágrimas por su vida mientras que el oficial blanco Derek Chauvin lo ultimaba sin misericordia, es una de las más injustas e impactantes imágenes que se ha podido ver en la vida. ¿Hasta cuándo el abuso de poder y el racismo va seguir lastimando a las minorías en Estados Unidos?

El racismo ha existido a lo largo de la historia en este país, pero bajo la administración del presidente Donald Trum, es evidente que los casos han aumentado, no solamente en la comunidad afroamericana sino en la hispana. Es simplemente aterrador que el racismo siga siendo un problema recurrente en el siglo XXI menoscabando la dignidad del hombre.

Para nadie es un secreto que las prácticas policiales estadounidenses en el ámbito estatal y federal siguen afectando a los grupos más vulnerables de la sociedad, como son las minorías raciales y étnicas; inmigrantes y no ciudadanos, los trabajadores de bajos salarios, además de mujeres, niños y personas procesadas.

A fin de cuentas, minorías injustamente discriminadas por su raza, una práctica de las autoridades que juran respetar la ley para combatir la discriminación. Pero los hechos no corresponden con su proclama. Floyd, inmóvil y asfixiándose entre cuatro agentes policíacos, no representaba peligro alguno para la sociedad.

Un informe titulado “Violencia policial contra afrodescendientes en Estados Unidos” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del 2018, revela los excesos sufridos por la comunidad afroamericana: la policía estadounidense asesina un promedio de 1.000 personas e hiriendo a más de 50 mil cada año. El informe añade el ensañamiento policial contra la comunidad afroamericana que tiene casi tres veces más posibilidades de sufrir la brutalidad de agentes policiales.

Los expertos coinciden que desde el arribo de Donald Trump a la Presidencia en el 2016, los delitos de odio aumentaron y que su discurso incita al ataque a las minorías e inmigrantes. Recordemos solamente que Trump se refiere a los mexicanos en el país como “narcotraficantes” y “violadores” rehusándose a condenar los brutales ataques de supremacías blancas.

Incluso, el 2019 pidió a cuatro congresistas demócratas de orígenes palestinos, somalíes, puertorriqueños y una afroamericana que “regresaran” a los “sitios llenos de crímenes donde ellos procedían”, cuando ..¡ tres de ellos nacieron en Estados Unidos y una de ellas vivía desde los 3 años en el país!

Ya el recordado líder y activista contra el racismo, Martin Luther King, alguna vez señaló que se aprendió a volar como pájaros, a nadar como peces; pero no se aprendió a vivir como hermanos. No basta el reproche a estos crueles actos a través de las redes sociales ni con el despido y arresto de estos policías. Toda la sociedad estadounidense tiene que unirse, levantarse y clamar por la igualdad, el respeto y la justicia de sus derechos inviolables a la libertad y la vida. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.