La batalla contra el coronavirus: comunicación y credibilidad

Cada día, alrededor de las 12 del mediodía, toda la población peruana está pendiente del mensaje del presidente Martín Vizcarra sobre los avances en la lucha contra la pandemia del COVID-19. Una estrategia de comunicación que es buena, pero tiene sus limitaciones.

Así como muchos países, el presidente Vizcarra no demoró demasiado en decretar el aislamiento obligatorio dictando las primeras medidas para disminuir el nivel de contagio del virus y tomarse el tiempo necesario para implementar una estrategia sanitaria para enfrentar a los picos de la pandemia.

En este sentido, las medidas fueron enfocadas en materia de salud desde la compra insuficientes de kits de pruebas para descartar el coronavirus, equipos de respiración artificial, compra de implementos médicos como mascarillas y guantes, hasta la entrega de bonos de dinero para la población más vulnerable.

Pero, conforme transcurren los días, la gente percibe la falta de credibilidad del presidente Vizcarra al suprimir las solicitudes de información pública. Y todo esto crean dudas en las conferencias del mediodía que ofrece el mandatario que, por la metodología que maneja la información, muchas veces no se responden a las repreguntas de la prensa. Lo peor que pueda pasar es que, además de los fallecidos, el Gobierno pierda credibilidad.

Y que el aislamiento social obligatorio se haya extendido hasta el 26 de abril implica un reto de comunicación para Vizcarra. Por ejemplo, muchas voces señalan que el mandatario debe seguir el ejemplo de comunicar con más detalles los casos positivos, como sucede en Corea del Sur, donde el gobierno envía constantes alertas a sus ciudadanos con la localización exacta de los nuevos infectados.

Por otra parte, ya vienen generándose cierto temor entre la población al aislarse hasta fin de mes que implica, según los especialistas, una situación excesiva de miedo que golpearía la percepción de liderazgo de Vizcarra. Entonces, la clave es saber comunicar una información veraz, porque si se exageran las consecuencias de la pandemia del coronavirus ante la población, el gobierno perdería credibilidad.

Otro dato a tomar en cuenta con las estrategias de prevención contra la pandemia es que el gobierno debe enfocarse en grupos específicos de personas, es decir, trabajar por segmentos. El objetivo es encontrar la motivación que funcione para el cambio de conducta en cada grupo. Por ejemplo, para las madres es determinante la salud de sus hijos. Esto va más allá del mensaje presidencial: no se puede recargar todo el peso a Vizcarra, quien se encuentra hoy cual Atlas cargando el mundo sobre sus hombros.

2 comentarios sobre “La batalla contra el coronavirus: comunicación y credibilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s