Alan García Pérez: Los Hechos Antes de su Triste Final

Escrito por Ligia Suárez-Martínez

El destino de Perú estuvo en sus manos durante dos periodos presidenciales de opuestos perfiles políticos. Ayer, 17 de abril, esas mismas manos pusieron fin a su vida antes de ser arrestado.

Alan García Pérez, quien a los 35 años se convirtió en el presidente más joven escogido en las urnas democráticas contemporáneas, decidió quitarse la vida a un mes de celebrar su cumpleaños número 70.

De profesión abogado, García era un hombre carismático y orador impresionante que fácilmente convencía a quienes lo escuchaban. Sus simpatizantes eran mayormente la gente del pueblo que vio en él la oportunidad de figurar en la política peruana sobre el ala centro-izquierda de su partido Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), mejor conocido como el partido del pueblo.

Alan García era un político innato. Dotado de una atractiva personalidad y sonrisa fácil. Era un hombre nacido para ganar. Pero al final demostró que temía perder su libertad.

Para nadie es una sorpresa que la corrupción en Perú es cabalgante y descarada. Pero, también es verdad que los peruanos son una extraña casta de fuertes ciudadanos que no se dejan avasallar y someter fácilmente. De alguna manera creen en la justicia, aunque llegue tarde.

Ese fue el caso de Alan García, sin contar otros ex mandatarios que ya están en la cárcel como los Humala, Fujimori y pronto se sumará a la lista, Pedro Pablo Kuczynski, quien ya recibió una orden del juez por caso de enriquecimiento ilícito y corrupción.

Durante su primer gobierno, entre 1985 y 1990, el presidente García cometió una serie de errores que llevaron al país a tener la más alta hiperinflación de su historia de 2,496.5%. Por ejemplo, el dinero de las cajas registradoras en la famosa tienda por departamento, “La casa Oechsle” -en ese periodo- eran retiradas en carretillas por la gran cantidad de billetes que prácticamente, no tenían valor.

La nacionalización de la banca privada fue una de sus peores decisiones junto con su público desafió de no pagar la deuda externa. Lo cual fue muy mal visto por los capitalistas. “Ni con Washington ni con Moscú”, afirmó García en Colombia, meses antes de asumir su mandato en 1985, según el archivo histórico de El Peruano. En esa gira internacional como ganador de las elecciones, dijo algo que luego sería uno de los ejes de su mal manejo económico y que aislaría al Perú del mundo financiero global: “Para el Perú es imposible pagar la deuda externa”. (Agencia de Noticias Andina de Perú).

El Terrorismo en el tiempo de Alan García

En el plano social, la llama del terrorismo había sido encendida bajo la mirada desatendida de Alan García, quien no le prestó la debida atención. Aparecieron los desalmados grupos terroristas Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). Paralelamente, también emergió un grupo paramilitar ligado oscuramente al gobierno de García, conocido como “Rodrigo Franco”, y que extrajudicialmente ejecutó a mucha gente sospechosa de terrorismo.

Lamentablemente, en el primer mandato del joven García Pérez, el Perú inició una de sus etapas más sangrientas de su historia moderna y que duraría casi 10 años. Durante ese periodo también, se cometieron delitos de lesa humanidad en contra de presos del penal El Frontón y la masacre de ocho periodistas ocurrida en la comunidad andina de Uchuraccay en 1983.

Alan García salió bien librado de ir a la cárcel por todas estas atrocidades y otras por corrupción, huyendo del país para no ser juzgado en el gobierno de su sucesor, Alberto Fujimori en 1990.
Después de diez años en el exilio, y cuando su crimen prescribió, García retornó libremente a Perú y bajo la euforia de sus fieles partidarios anunció nuevamente su candidatura. Esta vez, se enfrentaría a un desconocido Alejando Toledo en el 2001.

No ganó las elecciones, pero continuó su marcha para recuperar el sillón presidencial, hasta que en el 2006 lo logró después de ganar a Ollanta Humala, que por primera vez participaba en elecciones presidencias.
Esta vez García se cuidó de no cometer los mismos errores económicos y políticos del pasado dándole un giro más liberal a su plan de gobierno, y tuvo éxito, la inflación sólo llegó a ser sólo 3.7%. Fue un periodo de relativa calma social lejos de la amenaza terrorista que había sido combatida por Fujimori y de una pujante estabilidad económica y política.

En este ambiente de bonanza es que se gestó uno de los más grandes escándalos de corrupción y soborno que envolvió a muchos presidentes en sudamérica. Entre ellos, García fue acusado de recibir dinero de la compañía brasileña Odebrecht durante su segunda gestión.

La posiblemente quebrantada salud mental de Alan García le ganó la batalla en un intento por demostrar su inocencia -según su propia defensa- y terminó con su vida. De esta manera acabó con sus agobiados días siendo un perseguido de la justicia de su país, después de un intento fallido de pedir asilo en Uruguay.El suicidio de Alan García es increíble de creer. Él quien antes fuera la “estrella” fulgurante del partido del pueblo y dos veces presidente de Perú, se ha ido desatando fuerte sentimientos encontrados entre sus detractores y simpatizantes por su trágica decisión.

Fuentes: Agencia de Noticias Andina, wikipedia, ABCNews. MSNnews

PON TU AVISO EN ESTE ESPACIO POR UN AÑO POR SOLO 50 DÓLARES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s