El Día de San Valentín: La Celebración del Amor detrás de un Martirio

Escrito por Ligia Suarez

La celebración del día del amor y de la amistad es una hermosa tradición que tiene origen en muchos hechos controversiales nada románticos y paganos que se dieron en el imperio romano en el siglo III con la ejecución de Valentín, un sacerdote cristiano que desafió a un emperador romano que había prohibido el casamiento de jóvenes enamorados.

El emperador Claudio II creía que así podría disponer de soldados más fuertes y comprometidos con su ejército, pero a los ojos de Valentín, esa ley era injusta y decidió casar a las jóvenes parejas en secreto hasta que fue descubierto, tomado preso y procesado como criminal para luego ser sentenciado a morir degollado.

También cuenta la historia que, estando preso, su carcelero de nombre Asterius, quien tenía una hija llamada Julia que había nacido ciega, se le acercó para pedirle que la hiciera ver. Él realizó un milagro en nombre de Dios y la muchacha pudo leer: “tu Valentín” en un papel que él le entregó antes de ser ejecutado. Una clara evidencia de que el pobre sacerdote se había enamorado de la muchacha. La industria y el comercio le han sacado buen provecho a esta frase que se ha hecho muy popular entre los enamorados.

Como vemos, entre aquél martirizado sacerdote oficiante de bodas clandestinas y como conocemos hoy a San Valentín, existe una diferencia abismal. Pues no es hasta la aparición de un poema de 700 líneas llamado El Parlamento de las Aves escrito por Geoffrey Chaucer en la edad media, donde el nombre de Valentín reaparece convertido en un santo y celebrado el 14 de febrero -la fecha en que murió- como un día especial para los amantes.

En los Estados Unidos, el día de San Valentín es considerado como una fiesta menor y se celebra masivamente con románticas o amistosas manifestaciones de amor, cariño y apreciación en donde no faltan las declaraciones de amor, las peticiones matrimoniales, las demostraciones de afecto entre amigos, los intercambios de regalos, etc. Las flores, las tarjetas románticas y las cajas de bombones parecen ser los regalos más comunes a obsequiarse ese día. Pero también no es raro descubrir un gigantesco oso de peluche en nuestra puerta con un mensaje colgado del cuello preguntando: ¿Quieres ser mi Valentín?

¡Feliz día de San Valentín!

Fuente: Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s