5 situaciones donde la inteligencia emocional puede propulsarte profesionalmente

Fuente: Community Networker

Mas por conveniencia que por seguir una tendencia, los profesionales podemos apoyarnos en habilidades de IE para avanzar y ser exitosos en nuestras carreras y vidas personales.

Según el experto en IE Harvey Deutschendorf, las personas que demuestran poca o ninguna inteligencia emocional en su trabajo están destinados a estancarse, no ser promovidos, e incluso llegar a ser despedidos cuando, por ejemplo, haya que reducir personal.

Pero realmente ¿para qué sirve la inteligencia emocional en el trabajo? He aquí algunas situaciones comunes donde vale la pena contar con ella.

Manejo del estrés.

Poseer recursos internos para recuperar la calma, enfocarse y superar dificultades puede hacer la diferencia en la productividad y la salud física. Hábitos como la meditación y la respiración conscientes desarrollan la resiliencia y reducen el cortisol (hormona del estrés).

Evitar la autoflagelación mental.

Solemos ser nuestros críticos más duros, por lo que fortalecer la autocompasión puede evitarnos estrés innecesario y, además, una caída en enfoque y productividad. Reconozca sus sentimientos de frustración, tristeza y dolor, y en lugar de ignorarlos con semblante de piedra o aguantando las lágrimas, dígase: “esto es realmente duro para mí. ¿Cómo puedo cuidar de mí en este momento y recuperar mi calma?”.

Valorar las opiniones de colegas, superiores y subordinados.

Los aportes de los miembros del equipo mejoran la calidad de los resultados, sean estos productos, decisiones o ventas. La habilidad de escucha activa (abrirse respetuosamente a la opinión de otros) resulta particularmente útil.

Aceptar la crítica para mejorar el desempeño.

Desarrollar la paciencia y tolerancia a la retroalimentación sobre el propio desempeño se logra con práctica y manejo adecuado de las emociones. Evitar sorpresas o acumulaciones de críticas puede ser una buena estrategia, por lo que preguntar a supervisores y colegas sobre cómo puede uno aportar más al proyecto o tarea puede ser muy conveniente.

Aprovechar el conflicto.

Las interacciones humanas en la oficina no están exentas de roces, diferencias de opiniones y problemas. Manejar la empatía, la comunicación asertiva y el autocontrol es fundamental. Al presentarse el conflicto, participe activamente en búsqueda de soluciones, como mediador o como una de las partes. Cuando se identifican y consideran valores comunes entre las partes se encuentran nuevas ideas que pueden mejorar la calidad del resultado, aun cuando el inicio de esa idea haya sido un conflicto.

Jeanette Salvatierra @jeasalva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s