Lo qué debe saber sobre el cáncer colorrectal

Fuente: U.S. Department of Health and Human Services

El año pasado, en los Estados Unidos, se diagnosticó a más de 136,000 personas con cáncer colorrectal, y más de 50,000 murieron a causa de esta enfermedad, según el Instituto Nacional del Cáncer. El cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte relacionada con el cáncer en los Estados Unidos, y algunos grupos presentan una mayor predisposición a padecerlo que otros. El número de víctimas de esta enfermedad entre las minorías es particularmente alto, según la Dra. Jonca Bull, directora de la Oficina de Salud de las Minorías de la FDA. Las muertes a causa de esta enfermedad son mucho más frecuentes en poblaciones con acceso limitado a  exámenes de detección y tratamiento temprano, entre ellas, los afroamericanos, los hispanos, los indígenas estadounidenses y los nativos de Alaska. Pero hay una forma de afrontar esta amenaza, agregó: “La detección temprana, las referencias médicas y el tratamiento pueden reducir de forma significativa las disparidades en las muertes por cáncer colorrectal”.

Los exámenes de detección salvan vidas

El cáncer colorrectal en general comienza a partir de pólipos u otros crecimientos precancerosos en el recto o el colon (intestino grueso). Las personas con crecimientos precancerosos o signos de cáncer colorrectal no siempre presentan síntomas. Por este motivo son importantes los exámenes de detección. De esta manera, los médicos pueden ver y retirar los crecimientos o tejidos sospechosos antes de que se vuelvan cancerosos.

Su riesgo de padecer cáncer colorrectal aumenta si:

  • Fuma
  • Tiene antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn
  • Tiene antecedentes familiares de cáncer colorrectal
  • Tiene antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos de colon.
  • Tiene ciertos síndromes genéticos (por ejemplo, Lynch o PAF)
  • Tiene diabetes

También debería consultar con su médico si presenta cualquiera de los siguientes síntomas, si bien no son necesariamente indicadores de cáncer colorrectal:

  • Cambio en los hábitos intestinales (por ejemplo, diarrea, estreñimiento, sensación de que el intestino no se vacía completamente)
  • Sangre clara u oscura en las heces
  • Heces más delgadas de lo habitual
  • Dolores frecuentes por gases, distensión abdominal, sensación de llenura o cólicos
  • Pérdida de peso sin motivo conocido
  • Sensación de cansancio
  • Vómitos

¿Cuándo y cómo debo hacerme pruebas de detección?

Usted debería comenzar a hacerse pruebas de detección a partir de los 50 años si es una persona con riesgo promedio de desarrollar cáncer colorrectal. Sin embargo, algunas personas con mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal pueden requerir exámenes antes y, para algunos, puede ser necesario hacerse examenes con mayor frecuencia. Converse con su médico sobre la estrategia más adecuada para usted. Aquí le presentamos varias opciones:

  • Colonoscopía: el médico usa un tubo delgado con una luz y un lente para mirar dentro del recto y el colon en busca de tumores, otros tejidos anormales o cáncer para examinarlos. Tendrá que prepararse para el examen y lo sedarán durante la intervención.Examen de rutina: cada 10 años.
  • Sigmoidoscopía flexible: el médico usa un tubo delgado con una luz y un lente para mirar dentro del recto y el tercio inferior del colon en busca de tumores, otros tejidos anormales o cáncer. Este tubo delgado también puede incluir una herramienta para remover tejido anormal para su examinación. Tendrá que prepararse para el examen.Examen de rutina: cada 5 años.
  • Prueba de sangre oculta en heces (prueba gFOBT o FIT): utilizando un kit para el hogar proporcionado por su médico, usted toma muestras de materia fecal y las envía a un laboratorio, donde las analizarán en busca de sangre oculta, lo que algunas veces es indicio de cáncer. En caso de que se encuentre sangre, deberá realizarse una colonoscopía para conocer el motivo.Examen de rutina: una vez al año.
  • Prueba de ADN en las heces: utilizando un kit para el hogar proporcionado por su médico, usted toma una muestra de materia fecal y la envía a un laboratorio, donde la analizarán en busca de sangre y de cambios genéticos que a veces se encuentran presentes en células cancerosas o precancerosas. Si el examen es positivo, deberá realizarse una colonoscopía.Examen de rutina: cada 3 años.
  • Colonografía por tomografía computarizada o “colonoscopia virtual” – Un procedimiento de formación de imágenes por rayos X que produce imágenes de 2D y 3D del colon desde el recto hasta el extremo inferior del intestino delgado, así como algo de visualización del intestino delgado. El colon se infla suavemente y temporalmente con aire a través de una punta de tubo delgado colocado en el recto. Usted tendrá que prepararse para la prueba.

    Examen de rutina: cada 5 años.

Recuerde preguntarle a su médico acerca de los exámenes de detección del cáncer colorrectal.

“Las exámenes de detección regulares, a partir de los 50 años de edad, son la clave para prevenir el cáncer colorrectal”, según el Dr. Alberto Gutierrez, Ph.D. experto de la FDA en dispositivos de detección. “Las personas con mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal deberían comenzar a examinarse a una edad más temprana, y es posible que necesiten examinarse con más frecuencia. En la actualidad, las personas cuentan con varias opciones para examinarse en base a sus riesgos y preferencias. Usted debe hablar con su médico para determinar qué programa de detección es el más adecuado para usted”.

¿Cuál es la buena noticia?

Existen más personas sobrevivientes que han desarrollado la enfermedad o sobreviven por más tiempo gracias a la ayuda de los exámenes de detección, la cirugía o los medicamentos aprobados para el tratamiento de pacientes con cáncer colorrectal. Dado que no todas las personas reaccionan de la misma manera a los distintos tratamientos, los científicos también están desarrollando “diagnósticos complementarios”: pruebas para determinar, por ejemplo, si una mutación en un gen determinado que se encuentra en los tumores hará que un medicamento sea efectivo o no, o incluso perjudicial para ciertos grupos.

Los investigadores estudian nuevas formas de prevenir, tratar y controlar la enfermedad. Los pacientes que quieran conocer acerca de los estudios clínicos (estudios de investigación en el que participan personas), pueden analizar esta opción con sus allegados y con su medico.

¿Cómo puedo reducir el riesgo?

Hay una serie de factores que pueden ponerlo en riesgo de padecer cáncer colorrectal: su edad, sus antecedentes médicos, su raza o grupo étnico. Pero puede reducir ese riesgo. Aquí le explicamos cómo:

  • Haga ejercicio de forma regular y enérgica
  • Siga una dieta saludable (alta en frutas y verduras, baja en carnes rojas y procesadas)
  • Mantenga un peso saludable
  • Limite la cantidad de alcohol que bebe
  • No fume y evite el humo de otros fumadores

Para más información

Para obtener más información acerca de los tratamientos para el cáncer colorrectal, llame al 1-800-4-CANCER.For more information about treatments for colorectal cancer, call 1-800-4-CANCER.

Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA..

Actualizado el 16 de marzo de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s