Raúl Castro Reconoció que el Capital Extranjero  es una Buena Alternativa para Salir de la Recesión Económica

Escribe: Ligia Martínez Alvarez *

Han pasado varias semanas desde que Fidel Castro Ruz falleció dejando a su país en medio de un desastre económico y financiero que hace insostenible y hasta doloroso soportar la miseria esparcida por toda su población que ya no encuentra en sus recursos internos, una solución viable para satisfacer sus necesidades más vitales.

 Más de cincuenta años de bloqueo, decisiones poco inteligentes y acciones negligentes seguidos por intereses puramente políticos con matices de intervención militar lograron que la planificación en sus sistemas productivos hayan sido un completo desastre, incluso, llevaron al colapso a  una de sus principales fuentes de exportación, sostenimiento y orgullo: el azúcar, gracias a las insensatas decisiones tomadas durante los primeros años de la revolución.

El agro, la minería, la pesca y la ganadería son sectores que prácticamente no existen en Cuba como una actividad económica capaz de beneficiar a su población y tampoco, existen otras fuentes respetables y prometedoras para lograrlo. Por lo pronto, lo más cercano a ser un ingreso propio decente se sostiene en  su raquítico turismo y en la exportación de recursos humanos a otros países, como es el caso de los servicios médicos y de inteligencia militar que tienen destino obligado a países aliados de Cuba, como  reiteradamente ha denunciado  la oposición en Venezuela, y últimamente en Colombia.

A pesar de que en su último discurso, Raúl Castro, presidente de Cuba, quien además ostenta el título de General del Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, persiste en insistir en un crecimiento fantasma de su económica para el 2017; prácticamente, una más de las tantas promesas para salir del “paso” a las que ya tiene acostumbrado al pueblo cubano.

Pero este año podría ser diferente, después de todo, habría que  ver en qué nuevas circunstancias se basa Raúl Castro para afirmar que pueden subir su producción en un 2% sin ajustar aún más los esmirriados bolsillos de los cubanos que ya no tienen ni para el té; y por supuesto, sin considerar la ayuda venida a menos de su más cercano socio político y comercial, Venezuela, que está sumido en igual crisis y una  cabalgante corrupción que salpica por todas las esferas de su gobierno y allegados.

En este sentido, Raúl Castro fue más directo al referirse al capital extranjero en un tono más conciliador, pero no preciso –como siempre- a cual de ellos se refería y de donde provendría; sin embargo, pidió a los cubanos, algo que ellos mismo ya están cansados de rogar en silencio por temor a que los encarcelen “que dejen entrar nuevos capitales”. Y así lo ofreció durante la clausura del Octavo Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en la VIII: “no vamos ni iremos al capitalismo, pero no debemos ponerle trabas a lo que podemos hacer en el marco de las leyes vigentes”, habló escuetamente.

Cuba es una isla que desde sus inicios siempre estuvo en control de una abusiva influencia foránea, primero siendo colonia de los españoles y posteriormente, después de su independencia política, bajo la interferencia de los Estados Unidos, especialmente, durante el gobierno dictatorial y manipulador de Fulgencio Batista, quien era conocido por poner y quitar presidentes a su antojo, y quien también, fue capaz de cancelar elecciones generales como si nada. Curiosamente, en una de ellas, Fidel Castro estaba de candidato corriendo por un puesto en el Congreso.

En ese ambiente de profunda desigualdad social, pobreza, escasez de empleo bien remunerados y con una minúscula población adinerada disfrutando de los privilegios de un gobierno corrupto y dependiente de intereses extranjeros, es que  Fidel Castro se alza con sus ideas revolucionarias y obviamente, encuentran un cálido respaldo en el descontento de los cubanos; un pueblo que sufrió las consecuencias de los errores y soberbia de su nuevo líder; pero  que después de todo, un pueblo que lo acompañó hasta su última morada.

*Periodista (ligiasuarez66@gmail.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s