No se ponen de Acuerdo. Divisiones Partidarias dentro del Congreso Peruano

Por: Rodrigo Chillitupa Tantas*

La unidad en un grupo político resulta difícil de manejar. Los casos de las bancadas parlamentarias de Peruanos Por el Kambio (PPK), Fuerza Popular y Frente Amplio, son ejemplo de ello. Precisamente, las últimas semanas se han dado fricciones en la interna de los mencionados grupos políticos por desacuerdos en temas, donde no se refleja una postura oficial. Para entenderlo, detallaremos cada caso.

Mientras que el presidente Pedro Pablo Kuczynski estuvo realizando visitas oficiales a China y Estados Unidos para atraer inversiones; los miembros en su partido político, Peruanos Por el Kambio, mostraron sus diferencias. El primero fue el que se dio entre los congresistas Guido Lombardi y Juan Sheput. ¿El motivo? Fue la pasada elección de Walter Gutiérrez como defensor del Pueblo.

Para Lombardi, el electo representante de la Defensoría del Pueblo no resultaba ser el más idóneo, debido a que tenía una cercanía muy marcada con el Apra. Por eso, fue uno de la bancada oficialista que, en el día de la votación, no votó a favor de Gutiérrez a pesar de que se había acordado hacerlo en bloque. Ello suscitó la fricciones con el vocero alterno Juan Sheput, quien sostuvo en una entrevista a una emisora radial que la unidad de la bancada “era un tema pendiente” y que había una pequeña crisis del oficialismo. Al respecto, Lombardi le respondió a Sheput que la única crisis que había era “la que tenía él en la cabeza”. Ante esta situación, el presidente Kuczynski manifestó que los dos parlamentarios se comportaban como unos “niños”, y que las diferencias debían solucionarse en casa.

Finalmente, sucedió ello debido a que Lombardi y Sheput zanjaron el tema en el Congreso. Sin embargo, una nueva discrepancia surgió. Ahora, Sheput tenía una diferencia de opiniones con el vocero oficial, Carlos Bruce. ¿El tema? Era entorno al pase del pedido de facultades legislativas que presentó el gobierno el jueves pasado en el Legislativo a las comisiones ordinarias para su debate.

Para Sheput, no resulta necesario que pase por el debate de las comisiones ordinarias debido que las facultades legislativas “deben discutirse ya para que el gobierno del presidente Kuczynski pueda implementarlas de inmediato”. A lo que Bruce dijo que era importante la revisión y debate en las comisiones ordinarias para el pedido de facultades porque así se establece en el reglamento del Congreso. También, la vicepresidenta Mercedes Áraoz se pronunció sobre este tema, que ahora divide a la bancada en su posición oficial.

Pero, no sólo existen rencillas partidarias dentro del oficialismo. La bancada mayoritaria de este Congreso, -Fuerza Popular que tiene 73 congresistas- también tiene enfrentamientos, los cuales salieron a la opinión pública.

El primero de ellos fue el que sucedió entre los parlamentarios Yeni Vilcatoma y Osaias Ramírez, por el proyecto de Ley para la creación de la Procuraduría General de la República. Un organismo que formó parte de las promesas de Vilcatoma en campaña si llegaba al Parlamento. Cumplió con su palabra pues llegó y lo presentó. Sin embargo, su colega Ramírez, quien también realizó una propuesta similar, desató una discusión entre cuál de los dos debía ser el que iba a resultar la propuesta del fujimorismo. Este hecho provocó la molestia de Vilcatoma, pues además tuvo que esperar cerca de quince días para que su líder Keiko Fujimori apruebe su proyecto de Ley.

Las aguas se calmaron y Ramírez retiró su iniciativa. Pero, ahora un nuevo problema se produjo con Vilcatoma. El martes pasado, tuvo un altercado con su Úrsula Letona, también de las filas fujimoristas. El tema era que se tenía que debatir en la Comisión de Constitución el proyecto de Ley de Vilcatoma. Sin embargo, Letona quiso que se pospusiera para darle prioridad a otra iniciativa que restringa el trasfuguismo en los congresistas. “No me sorprende que la congresista Úrsula Letona quiera petardear mi proyecto”, fue lo que dijo Vilcatoma contra su colega fujimorista. Precisamente, Letona le respondió: “No sé a qué se refiere ella cuando dice ‘petardear’.

Este encontrón generó reacciones al interior. Por un lado, Kenji Fujimori sacó cara por Vilcatoma y le dio su respaldo públicamente. Mientras que Lourdes Alcorta sostuvo que la pugna entre sus dos colegas es “intrascendente y debe resolverse con prudencia”. El resultado final fue la renuncia de la ex procuradora a Fuerza Popular.

Por último, está la actual situación del Frente Amplio. Si bien se sabía que pos campaña electoral habrían divisiones por el liderazgo de la izquierda peruana; el panorama se ha complicado más.  Dos bandos en este caso hay: los de la ex candidata Verónika Mendoza y los del congresista Marco Arana.

Repasemos. El inicio de las diferencias dentro del Frente Amplio (FA) tuvo lugar cuando Tierra y Libertad, partido que presta la inscripción electoral de manera legal, cerró el padrón para que más militantes se inscriban en la coalición. Esto por pedido expreso del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de T y L. Ello provocó el malestar de dirigentes del mismo partido como Marissa Glave y Pedro Francke, quienes suspendieron sus labores dentro del CEN. Hasta ahí todo tranquilo. Después surgió el cuestionamiento del congresista del FA, Wilder Rosas, de porqué se le debería pagar un sueldo a Verónika Mendoza. Lo cual generó que otros colegas de su bancada tengan diferentes posiciones sobre el tema, ya avizorando el clima tenso que se ha dado estas semanas en la izquierda.

El siguiente hecho que llamó la atención fue la suspensión definitiva del Comité Ejecutivo Nacional de Tierra y Libertad de Marissa Glave y Pedro Francke, lo que fue el punto de inicio a la “crisis” en el Frente Amplio. Es claro que, por ejemplo, no se nota el liderazgo dentro de la bancada del Frente Amplio. Se tenía la percepción que recaería sobre Marco Arana, pero no asistió a las votaciones más importantes que se han dado en el Congreso: la investidura ministerial y elección de defensor del Pueblo.

Allí, la congresista Glave se encuentra tratando de ser la voz del grupo parlamentario. Lo último que se sabe es que los representantes de Tierra y Libertad no asistieron al Congreso partidario del Frente Amplio este sábado. ¿Qué pasará en estos grupos políticos en las próximas semanas? El tiempo lo dirá. Pero, es claro que a estas alturas, los congresista y representantes de la diversidad de partidos políticos que la integran –muchos de ellos, sin ninguna experiencia política- no tienen ni idea de cómo resolver los problemas del manejo de sus propias organizaciones internas demostrando que no saben trabajar en equipo.

Por otro lado, esta irresponsable situación podría afectar la toma de decisiones más importantes que permitan al presidente Kuczynski sacar al país de la crisis económica y política dejada por sus antecesores y fortalecer la buena imagen que está dando en el extranjero del Perú. Por lo que ya es hora de que los congresistas y sus extensiones burocráticas de sus respectivos partidos se pongan a trabajar y a discutir menos sobre cual es lo mejor para cada uno de ellos en forma individual o que brinden más beneficios a sus líderes, sino que es lo mejor para los electores que los sentaron en esos curules a representarlos y no a resolver públicamente sus conflictos y desacuerdos que no son importantes para el desarrollo del país.  Basta de gastar energías en discusiones que no contribuyen a nada en reforzar la seguridad y bienestar de los peruanos.

*Periodistas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s