Ollanta Humala. Perdió la Oportunidad de Ser Recordado como el Reformador del Estado Peruano

Foto: Youtube

Por: Bruno Rodrigo Chillitupa Tantas*

“Honestidad para hacer la diferencia”, fue el lema que el entonces candidato Ollanta Humala utilizó en el 2011 para ganarle la presidencia a Keiko Fujimori. En esa elección, al igual que Pedro Pablo Kuczynsky, quien también le ganó a la Fujimori en el 2016; el líder del nacionalismo, supo aglutinar el voto anti-fujimorista para sentarse en Palacio de Gobierno y, supuestamente, realizar una gestión “diferente” al de sus predecesores.

Sin embargo, al final de este quinquenio, el saldo general que deja el gobierno nacionalista de Humala con respecto a su gestión, se podría pintar de un gris tirando para negro; es decir dañino tirando para peligroso. Y esto no lo decimos, con ánimo de no reconocerle nada al saliente presidente; sino  porque perdió la gran oportunidad de ser recordado como el Gran Reformador del Estado, el ex militar rebelde, y que además evitó que la corrupción no se afianzara más en el sistema.

Humala implementó una serie de programas sociales, que fueron el impulso de su gestión, como “Beca 18” y “Pensión 65”; al igual que la puesta en marcha de una reforma magisterial a corto plazo en el sector educativo a través del ministro Jaime Saavedra a la cabeza. También, se avanzó en la lucha contra el narcoterrorismo en la zona del VRAEM con una serie de capturas de líderes senderistas como “Artemio”. Muy aplaudido y reconocido.

Asimismo, aumentó el salario mínimo de 675 a 750 soles (250 dólares) al mes, -que no alcanza para cubrir la cuarta parte de la canasta familiar- pero significó un alivio para los angustiados peruanos. Además, esta su legado del “85 por ciento” de las vías nacionales pavimentadas; es decir, 19 mil 900 kilómetros de carretera y otros tres mil adicionales que se deberán construir, entre otros  pequeños “logros” de su gestión.

Sin embargo, en contraste con lo que hizo en otros sectores, todo esto parece insignificante, ya que no se lograron cumplir con los objetivos; por el contrario, los resultados han sido negativamente catastróficos. Por decir una cifra, cero o menos cero.

En el tema económico, por citar un ejemplo, el gobierno nacionalista nos deja un pobre margen de crecimiento de 2.8% a pesar de la imagen rimbombante con que se nos pinta en el extranjero para atraer la inversión. Cuando en realidad, el Perú debería industrializarse con sus propios ingresos, mano de obra y materias primas para ofrecer sus productos a los países dispuestos a importar y no sacar provecho de nuestras materias primas. Las que luego son transformadas y retornadas a nuestro país como productos y servicios por lo cual pagamos hasta cinco veces más caros. Esa es la clave de nuestra pobreza.

*Analista político

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s