Colombia – FARC: La Historia y su Diálogo por la Paz

Por: Bruno Chillitupa Tantas*

Colombia tiene una de las democracias más antiguas de América Latina, dado que logró constituir a través de los años  estabilidad interna de su sociedad que no se ha visto perjudicada a pesar de estar en medio de una región que ha sido dominada, en distintas épocas, por dictaduras militares.

Sin embargo, lleva un lastre que no ha podido solucionar que es el conflicto armado de medio siglo que se sostiene con las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia (FARC). Un grupo guerrillero que ha sobrevivido a 12 gobiernos colombianos y han tenido un rol importante dentro del escenario político.

Pero la historia nació en 1964, cuando unos 16,000 soldados tomaron por asalto el pueblo de Marquetalia. Su primer objetivo fue aniquilar a militares liberales que se habían refugiado en ese lugar ya que representaban un “bastión revolucionario” con una propia organización de gobierno, y que resultaba un estorbo en su misión de protesta contra el Estado colombiano. Ya en los ochenta la FARC tuvo un cambio radical, pues de pequeña guerrilla de los sesenta se convertiría en una fuerza bajo el mando de un Estado Mayor y dividida en frentes y bloques. Su idea pasaba por formar un Ejército capaz de llegar a tomar Bogotá, la capital del país.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, asimismo, empezaron a buscar la manera de financiar sus acciones de protesta contra el gobierno. Primero con los secuestros extorsivos; es decir; fueron responsables del 37% de los casi 40.000 secuestros producidos entre 1970 y 2010. El periodo más dramático tuvo lugar entre 1996 y 2005. En segundo lugar buscaron financiarse a través del narcotráfico, lo cual ha sido negado por sus líderes en innumerables ocasiones ya que rechazan que hayan tenido vinculaciones con grandes carteles de la droga.

Estos dos puntos siempre han sido el descredito a la guerrilla para que tenga algún tipo de participación política. Sin embargo, los sucesivos gobiernos colombianos ha intentado poner fin, hace bastante tiempo, al conflicto mediante un dialogo de paz .El primer intento fue en 1984 cuando el entonces presidente Belisario Betancourt reconoció a las FARC como un interlocutor para dialogar. En ese tiempo, la guerrilla se comprometió a dejar de lado los secuestros y formaron su partido político Unión Popular que, no obstante, se disolvió porque denunciaron el asesinato de más de 3,500 de sus miembros. Lo cual fue condenado por ellos quienes responsabilizaron al gobierno y, por eso, volvieron a la lucha armada.

En el gobierno de César Gaviria (1990-1994) se logró que algunos grupos guerrilleros tuvieran participación en la Asamblea Constituyente, pero aún se tenía la imagen negativa de las FARC como “un grupo de vándalos”. Luego Andrés Pastrana (1998-2002) tuvo el intento de retomar el dialogo a través del Proceso de Paz del Caguán que no dio el resultado esperado, ya que la guerrilla secuestró a la entonces candidata presidencial Ingrid Betancourt, quien se convirtió en el caso más mediático de todas las personas que había sido capturadas por las FARC  a lo largo de los años de actividad subversiva.

Bajo la presidencia de Álvaro Uribe no se dio ningún diálogo y, por el contrario, se realizó una lucha frontal contra la guerrilla que lamentablemente dejó muchos muertos. Uribe dijo que su ofensiva era para lograr la “seguridad democrática” de su país ante unos terroristas que sembraban el terror entre sus compatriotas. El último intento de diálogo para poner fin al conflicto de medio siglo se realizó bajo la presidencia de Juan Manuel Santos.

El proceso de negociación se inició en el 2012 en La Habana, Cuba. Ante la atenta mirada del mundo que podría ver la culminación de una de las guerras más duraderas y sangrientas de la historia. Los negociadores de ambas partes, Humberto de La Calle (gobierno) y alias Iván Márquez (FARC), junto con sus respectivas delegaciones vienen sosteniendo acuerdos concretos como la participación de la guerrilla en la vida política y también declinar de manera definitiva la lucha armada de las FARC.

Asimismo, la eliminación de los cultivos ilegales de coca que la guerrilla pudiera tener en posesión y ya no se dé un control del gobierno. El último acuerdo al que han llegado y que es uno de los más importantes ha sido que se compensarán a las víctimas del conflicto armado. Algo que ha sido señalado como un pleno indicador que existe la voluntad de lograr la paz en Colombia.

Si bien aún falta algunos aspectos para que se llegue a concretar con éxito la finalización de la guerra interna, el solo hecho de que se pongan de acuerdo ratifica que muy pronto la negociación tendría un final que abriría una nueva etapa en la historia democrática de Colombia y que deje un claro mensaje al mundo que, a través del diálogo, todo se puede solucionar.

*Periodista y Analista Político Internacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s