Obama en Cuba, ¿Qué beneficio aporta esta visita al fin del embargo?

Foto: Reuter

Por lo pronto la visita del presidente de los Estados Unidos es histórica y siembra precedentes en la vida política de dos naciones antagónicamente marcadas por el odio y la constante amenaza de una guerra sin anuncio. Han tenido que pasar 88 años desde que un jefe de estado de este país del norte pisó tierra cubana en un intento de acercamiento de ideologías y concertaciones de planes pendientes.

Si bien es cierto que los puntos más importantes, como el fin del embargo, la devolución de Guantánamo y los Derechos Humanos, aún no se han clarificado del todo; existe la buena intención de llegar a acuerdos mutuos, pero éstos no serán fáciles de abordar porque cada uno de los países se mantiene en la firme posición de no asumir la responsabilidad de las consecuencias del embargo y exigir reparaciones civiles.

Tanto Estados Unidos y Cuba se culpan mutuamente de lo que ocurrió hace cincuenta años; cuando el gobierno comunista encabezado por Fidel Castro expropió los bienes de ciudadanos norteamericanos y empresas que operaban legalmente en la isla. Actualmente, existen demandas por ambos lados, difíciles de satisfacer por no decir imposible, pues cada uno de los países mantiene  la razón de haber sufrido daños económicos. “El Departamento de Justicia de EE.UU. tiene a 8.821 reclamos entre empresas e individuos estadounidenses que aseguran haber perdido sus propiedades, que en total suman casi US$2.000 millones, en dólares de 1960. Cuba a su vez reclama reparaciones a EE.UU por los daños generados desde que se impuso el bloqueo que, según el informe de 2014 “Cuba vs Bloqueo” que la isla presentó ante la Asamblea General de la ONU, ascienden a US$1,11 billones”. Según información  extraída de la cadena de noticias BBC News.

Misteriosas negociaciones y acuerdos secretos entre ambos países que se remontan a la época de JFK a comienzos de los años 60s convirtieron  a estas dos naciones en enemigos consumados, especialmente después de la incursión de la bahía de Cochinos donde cubanos exiliados irrumpieron en la isla con la finalidad de atacar al nuevo régimen y fueron aplastados por la revolución.

Cinco décadas han pasado, y ahora, un presidente de Estados Unidos acompañado por su esposa y sus dos hijas, estrecha la mano del “archienemigo” de antaño en señal de buena voluntad, pero el tiempo se termina. Obama será reemplazo el próximo año por un nuevo presidente, veremos entonces cuáles serán los verdaderos resultados y si las intenciones de los Castros son las mismas de Obama de llevar todas estas negociaciones y acercamiento a un feliz término en común acuerdo con el Congreso de los Estados Unidos, o todo quedará en letra muerta, y los Obama y otras delegaciones sólo guardarán recuerdos turísticos en Cuba  y los hermanos Castros, como sus anfitriones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s