Se Requiere Urgente Reforma del Poder Jucial en América Latina. Algunos Consejos

Escrito por el Dr. Nelson Díaz-Pomar. Ex Procurador de la República de Perú

El empirismo, la improvisación y la corrupción deben ser erradicados de la Administración de Justicia. Los trámites de denuncias, notificaciones, resoluciones y todos los procedimientos judiciales  deben ser efectuados por email.

La gran mayoría de países de América Latina afrontan graves problemas en la Administración de Justicia ocasionados principalmente por la carencia de magistrados  y personal auxiliar idóneo, ético y eficiente; así como por falta de Leyes basadas en  los procedimientos,  métodos y sistemas modernos y eficaces del mundo.

Una eficaz Administración de Justicia es la base del Sistema Democrático de un país para la consecución de la paz, armonía, bienestar general y el orden social. De ella dependen la libertad, los Derechos Humanos, el honor, la vida y el patrimonio por lo que es fundamental dotarla de todos los medios y garantías para su correcto  funcionamiento.

Los gravísimos problemas que experimenta la Administración de Justicia que afrontan la  mayoría de países de América Latina son muy complejos y provienen de vieja data, por lo que no se puede suponer una solución tan simple como  aumentar los sueldos de los magistrados o modificar la edad para el ingreso a la magistratura o para su retiro. Existen  factores tan negativos como la incapacidad, la incompetencia, la ausencia de ética profesional y la inmoralidad, no sólo de los magistrados sino también de personal auxiliar  y abogados.

También existe la corrupción generalizada, la arbitrariedad, el abuso del poder, la negligencia punible  e intervención indebida  de los  miembros  de los  poderes Ejecutivo y Legislativo, así como los agentes del poder económico de los países. La  corrupción es un mal que viola los derechos de los ciudadanos, propicia la desigualdad social y perjudica  el desarrollo normal  de los países.

A todo esto hay que agregar la negligencia punible que produce la demora indefinida para la solución de los procesos “una Justicia tardía  es también una injusticia”

 

Se requiere una reorganización total de la administración de justicia

Para poder superar estos problemas no es suficiente  simples cambios  cosméticos,  se requiere de una reorganización total de la administración de justicia, que no podrá realizarla los propios magistrados por no estar debidamente capacitados para esas tareas; es conveniente solicitar la asesoría de magistrados extranjeros  eminentes, de  profesores universitarios y  de abogados altamente capacitados con el más alto nivel profesional y ético seleccionados de los países más avanzados del mundo.

Para el éxito de una reorganización del Sistema Judicial exitoso consideramos prioritario un aprendizaje especializado -previo al ingreso de la carrera de la magistratura- de conocimientos completos y profundos de las leyes, de los sistemas de razonamiento lógico -jurídico y técnico para  el análisis profundo de los casos  sometidos a su jurisdicción  y para  la elaboración de las sentencias.

Así mismo es necesario un amplio conocimiento de la Administración de Justicia en general, de los métodos y sistemas aplicados para la mayor eficiencia de las funciones. Similares entrenamientos deberán establecerse  para los  magistrados en actual función, a los miembros del Ministerio Público, a los auxiliares de justicia  y a los abogados litigantes.

Modernización de las leyes, procedimientos y sistemas

Es fundamental  la actualización de las leyes, de los procedimientos y de los sistemas judiciales tomando  como modelos los códigos y/o leyes  respectivos de los países más avanzados del mundo y adaptarlos a la realidad del país para su mejor aplicación y  emplear los medios tecnológicos más modernos y avanzados.

Las demandas, denuncias, notificaciones, resoluciones y todos los procedimientos judiciales  deben ser efectuados por email.Es imprescindible dotar a los juzgados y cortes de computadoras sofisticadas y de la última generación con programas actualizados, sencillos y operados por robots para evitar la manipulación ilegal por  funcionarios o de personas inescrupulosas.

Se deben elaborar nuevas Leyes Orgánicas de acuerdo a los sistemas más modernos, avanzados  y eficientes del mundo con reglamentaciones adecuadas y de manuales  de funciones coherentes, sencillos y prácticos; así mismo debe establecerse el uso de formularios impresos que simplifiquen y estandaricen las peticiones, demandas facilitando los trámites para la obtención de resoluciones rápidas y justas.

No se debe perder  tiempo en “inventar lo que ya existe”, simplemente hay que estudiar y analizar los sistemas más idóneos, modernos, sencillos y prácticos existentes en los países más avanzados del mundo y adaptarlos a la realidad nacional.

La Corte Suprema no debe  ser utilizada como “una tercera Instancia”, todos los casos debe terminar en forma definitiva mediante el sometimiento a  solo dos instancias. Los casos que contengan una incorrecta interpretación de la ley  o que han sido expedidos en un procedimiento que no han cumplido con las normas  legales o contienen flagrantes violaciones de la ley y/o al debido proceso podrían ser considerados por la Corte Suprema vía Casación.

Actualmente  las Cortes Supremas de muchos países latinoamericanos están abrumadas de casos por resolver debido que son utilizadas como una tercera  instancia que les resta tiempo para efectuar otras funciones que son esenciales para una buena administración de justicia en la supervisión  y control del funcionamiento de los órganos inferiores, además de  velar  por la  moralidad de sus integrantes.

La función para determinar  la Constitucionalidad  de las Leyes debe ser de exclusivo conocimiento y resolución de la Corte Suprema -al igual que el sistema norteamericano que funciona correctamente en más de dos siglos-  por lo que se deben abolir los llamados Tribunales Constitucionales, que muchas veces crean confusiones y problemas jurídicos en la administración de justicia y con los poderes Legislativo y Ejecutivo.

El empleo de los magistrados jubilados y cesante

La gran congestión de casos civiles y criminales en juzgados y cortes que no pueden ser resueltos oportunamente debido a que los magistrados titulares no cuenta con el tiempo suficiente para resolverlos,  podría solucionarse  invitando a magistrados jubilados o cesantes para que colaboren en la solución de  ciertos casos, como asuntos de  familia, demandas de alimentos y en los casos criminales  contra reos libres. Los  Magistrados  que colaboren en la administración de justicia tendrán plenos poderes para expedir sentencias y los fallos, que sean apelados, deberan ser resueltos por magistrados titulares. Ellos podían recibir por sus labores asignaciones por movilidad, refrigerio y una suma  mínima por su trabajo.

Este sistema podría abarcar al Ministerio Publico,  auxiliares de justicia y a  retirados de la policía, éstos últimos podrían encargarse de los asuntos administrativos en comisarías dejando libre a los custodios del orden en actividad prestar mejor sus servicios en las calles y combatir la delincuencia.

erwin

La moralización de la administración  de justicia

La Administración de Justicia en países subdesarrollados confronta una gravísima carencia de magistrados, de auxiliares y de abogados  litigantes debidamente capacitados y  con alto nivel ético y moral convirtiéndose en un ente público con elevado nivel de incompetencia,  negligencia, de corrupción, arbitrariedad y abuso del poder.

Se requieren  de  sistemas adecuados con intervención de la sociedad civil para recibir las denuncias, procesarlas y sancionar a los corruptos y sus cómplices; así mismo a los  negligentes, arbitrarios y abusivos.

No es conveniente encargar esas atribuciones al mismo poder judicial porque es conocido que  casi siempre actúan  “con espíritu de cuerpo” y no sanciona debidamente a los responsables. Los abogados que intervienen en los procesos judiciales también son un factor muy importante por lo que deben actuar  de acuerdo a la ley con sujeción  al Código de Ética de sus respectivos Colegios de Abogados; los mismos que deben estar siempre vigilantes  para observar el comportamiento de sus asociados y sancionarlos cuando cometan faltas.

El juez

El desempeño de la función del juez constituye una de las más excelsas labores y un gran honor confiado por el Estado por lo que los jueces deben  actuar con sabiduría y  de acuerdo a los principios éticos y morales compatibles con su importante investidura, ya que de sus decisiones dependen el honor, la dignidad, la libertad,  la vida, el patrimonio, y todos los  valores y derechos inherentes a la persona humana.

El Juez encarna los ideales más nobles del espíritu del ser humano, por lo que debe ser honesto, culto,  equilibrado con un cúmulo de conocimientos jurídicos  y virtudes, un  ejemplo de moralidad, discreción, serenidad, justicia, equidad en todos sus actos en cualquier lugar y circunstancian dentro y fuera de la sede de judicial, conduciendo su vida como un verdadero sacerdocio al servicio de la humanidad.

Por todo lo expuesto considero que debe realizarse una Reforma  del Sistema Judicial  a fondo con intervención de la Sociedad Civil, con asesoría de expertos internacionales pero sin la participación de la cuestionada jerarquía judicial. Esto es un desafío que deben encarar los gobernantes, sin dilaciones y con sabiduría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s