“Contagiado de Hepatitis C” : En Cuba Podría no Haber Garantías en Transfusiones Sanguíneas

Escrito por Norma Calzada. (Nuestra Corresponsal Cubana en Miami)

Hace unos días falleció en Cuba, mi amigo de toda la vida. La razón, Hepatitis C. Manuel recientemente había cumplido, 68 años de edad y ya nos estaba anunciando que quizá no llegaría a su próximo cumpleaños.  Pensamos que era una broma de él, quien se caracterizaba por tener buen sentido de humor. Era una persona con buenas costumbres de vida y alimenticias teniendo en cuenta la escasez y pobreza que hay en  la población cubana.

La procesión iba por dentro. Después de más de tres años de acudir a médicos para que examinaran sus primeros síntomas, una tarde de octubre de este año, nos avisan que tuvo que ser internado inmediatamente por sangramientos. Hasta ese momento desconocíamos el terrible diagnóstico.

Manuel nos mantenía informados de sus visitas a los médicos, si es que tenía la suerte de que lo vieran, dilatando su diagnóstico y tratamientos dejando que la enfermedad terminara de posesionarse de su deteriorado cuerpo. Si los médicos, no estaban de vacaciones entonces le daban cualquier excusa para mandarlo a su casa, y esperar quizá semanas para que otro especialista lo pudiera ver. En una ocasión nos contó que su nueva doctora era de origen peruano, ya que al anterior, había sido mandado atender “emergencias”  fuera de Cuba. Cuando Manuel regresó para su siguiente consulta, después de esperar semanas interminables, le dijeron que su nueva doctora había salido de vacaciones. Se quedó en el limbo del dolor y la desesperanza de encontrar respuesta a su padecimiento.

En Setiembre por fin consiguió que le realicen un chequeo completo para así darle un diagnóstico más acertado de su padecimiento, que hasta ese nivel, ya era más que obvio que se trataba de algo muy grave.  Y así mismo fue. Después de idas y venidas lastimosas teniendo en cuenta la dificultad de movilizarse en Cuba, los resultados postraron definitivamente a Manuel en su cama bajo una terrible depresión y de interminables padecimientos a consecuencia de esta  terrible enfermedad que destruye el hígado anulando las funciones de procesar la sangre.

Por unas cuantas semanas, no sabíamos nada acerca de lo que realmente estaba padeciendo Manuel. Entonces fue que decidí  ir visitarlo. El misterio fue develado. Hepatitis C posiblemente contraído por una trasfusión de sangre a la que sometieron a Manuel  hace muchos años atrás cuando aún no existían agujas desechables en Cuba o eran muy limitadas, y se tenían que “desinfectar” ante de su re- uso, según versión de testigos presenciales.

Es decir, el peligro de contagio de mortales enfermedades dependía de una sola persona o de un equipo –en el mejor de los casos- para hacer las esterilizaciones apropiadamente, sin tener en cuenta otras condiciones materiales limitantes que pudieran arruinar un buen resultado.

Y como el mismo diario Granma de Cuba señala en una entrevista que se le hizo al doctor Waldo O. García Ferrera, especialista en Medicina General Integral y Gastroenterología, quien se desempeña en el Hospital Calixto García de La Habana; y  que colocaron en el internet para su libre difusión y cito textualmente:

“—Según datos recientes, doctor, se considera que hay alrededor de 200 millones de personas en todo el mundo afectadas por el virus de la hepatitis C. ¿Se conoce su incidencia y prevalencia en Cuba?. A lo que el buen galeno contesta: “-Infecta alrededor del 1% de la población en la mayoría de los países desarrollados. Hay países con una baja prevalencia (0-05%), intermedia (05-1%) y con alta prevalencia (más del 1%). Egipto, por ejemplo, parece tener una de las tasas de infección más elevadas con cerca del 15% de la población. Por estudios realizados en nuestro medio, Cuba se sitúa entre los países de prevalencia intermedia”.

Y en otra parte de su entrevista aclara acerca de las formas de contagio: “Sí, principalmente por vía sanguínea, aunque es posible también que el virus de la hepatitis C se trasmita a través del instrumental quirúrgico, o inyecciones, cuchillas de afeitar o cepillos de dientes compartidos. En Cuba es prácticamente inexistente la trasmisión por transfusiones, atendiendo a que las donaciones se pesquisan en los Bancos de Sangre en un ciento por ciento, y las positivas al virus C, como al B o al del SIDA, son excluidas.”

Y si es cierto que en Cuba, el riesgo de contagio por transfusión sanguínea está controlado como la afirma el doctor García; como es que el riesgo de contaminación con la transfusión de una unidad de sangre es de 1 en 132,000 para el VIH, 1 en 43,000 para la hepatitis B y 1 en 19,000 para la hepatitis C en el mejor de los casos, según un informe titulado: Las enfermedades infecciosas y la transfusión de sangre  elaborado por otro médico cubano, Pedro Sánchez Frenes en un estudio realizado en Cuba y divulgado en el sitio de internet llamado http://www.medigraphic.org.mx/

Manuel antes de fallecer me dijo que estaba convencido que una simple transfusion de sangre le salvó la vida en una ocasión, pero a cambio, recibió el terrible virus de Hepatitis C. Para él, de ninguna otra forma pudo haberse contagiado. Mientras estuve en el hospital pude comprobar que hay una sala llena de otras personas contagiadas con este mortal virus en espera de quizá un terrible fin. Es un deber moral para las personas denunciar, esta clase de negligencia fatal que podría estar ocurriendo en Cuba dentro de un sistema de salud que al menos, – por propia y dolorosa experiencia- parece no está al servicio del pueblo cubano.

Nota del editor: Por favor si sabe otros casos, escribamos a latinoamediciones@gmail.com y con gusto haremos pública su denuncia.

Anuncios

2 comentarios sobre ““Contagiado de Hepatitis C” : En Cuba Podría no Haber Garantías en Transfusiones Sanguíneas

  1. Estimo que a la Sra. Norma Calzada se le deben exponer algunos elementos desde el punto de vista medico para que complemente este articulo , lo cual se ajustaria mas a la verdad cientifica , ademas de aportar infoemacion mas explicita al publico en general.
    Gracias
    Dr. Waldo Garcia Ferrera.
    Gastro- Hepatologo.

    Me gusta

  2. NOTA ACLARATORIA:

    La entrevista de la cual se hace referencia a mi persona , se debe haber realizado en el ano 2000. El virus C de la hepatitis( VCH) fue identificado y dado a conocer en marzo de 1989 , hasta entonces , la inmensa mayoria de las hepatitis adquiridas despues de una transfusion eran provocadas por el VCH. Pronto re desarrollaron sistemas diagnosticos para detectar anticuerpos contra el VCH. Ya para el ano 1993 , toda la sangre que se donaba en los bancos de sangre de Cuba , era testada para hepatitis C ( Se buscaban Anticuerpos contra el VCH en sangre ) , este sistema de escrutinio se extendio en casi todos los paises , consecuentemente , la sangre donada era ya muy segura ,pero sin llegar al 100 % de seguridad.

    Los terminos utilizados en la entrevista y cito ” en Cuba es practicamente inexistente la trasmision por transfusiones “, estan apegados a evidencias cientifica. Esto es , cuando una persona se infecta con el VCH , su sangre sera negativa para la presencia de Anticuerpos contra el VCH hasta pasadas unas 6 semanas despues de la infeccion. El sistema defensivo ( inmunologico ) del ser humano necesita unas 6 semanas ( como promedio ) para fabricar anticuerpos contra en VCH y que estos sean detectables por los sistemas diagnosticos , al menos , los que se aplicaban en los anos 90 en Cuba.
    Es lo que los medicos llamamos periodo de ventana , donde la persona ya esta infectada pero aun no se detectan los anticuerpos en sangre , en este caso para el VCH.

    Por tanto , existe la probabilidad de que la sangre donada este contaminada con el VCH y sea clasificada como Negativa para anticuerpos contra el VCH. El termino ” practicamente inexistente ” no es sinonimo de Inexistente pero en una entrevista de estas caracteristicas , donde apenas tienes espacio para abundar en cuestiones medicas , se hace improcedente explicar lo que aqui he podido exponer.

    Por esta misma razon , hoy dia , en los paises desarrollados se usan sistemas diagnosticos mucho mas sensibles y eficaces que incluyen la deteccion en sangre del ARN ( RNA ) del VCH.

    En otro momento abundare mas sobre el tema.
    Muchas gracias.
    Dr. Waldo Garcia Ferrera
    Gastroenterologo – Hepatologo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s