Señor de Sipán, el magnífico guerrero peruano.

Escrito por: Marco Antonio García Arias (corresponsal de turismo y cultura)

Tumba del Señor de Sipán fue encontrado junto a sus guardianes, a quienes les  cortaron los pies).

El descubrimiento del Señor de Sipán se realizó en el centro poblado del mismo nombre en Chiclayo, anexo de Saltur del distrito de Zaña en Perú (al norte de Lima, capital de Perú). Se cree que perteneció a la cultura Mochica que rendía culto al dios Ai Apaec como divinidad principal, aunque también adoraron al mar y la Luna.

Sin embargo su origen está aún en discusión debido a que el historiador japonés Izumi Shimada le atribuyó un nuevo origen, otra cultura distinta a la Mochica. Se cree que perteneció a la cultura Lambayeque, aunque muchas personas confunden este origen por estar situados en la misma zona (valle de Moche). Estas dos culturas se diferencian por la orfebrería y la calidad del trabajo que realizaron.

El perfecto equilibrio deseado

En la vestimenta de este guerrero y gobernante, quien medía aproximadamente 167 centímetros se destacan trajes recubiertos de placas metálicas bañados en oro, emblemas y ornamentos de la más alta jerarquía, así como también armas, estandartes, pectorales, collares, narigueras, orejeras, coronas, cascos, cetros, brazaletes, etc. Predominan en estas piezas el uso del oro, de la plata, del cobre dorado y de las piedras semi-preciosas. En su sepulcro, se hallaron más de 600 joyas de todo tipo.

Su collar está conformado por 20 cuentas de oro y plata en forma de frutos de maní o cacahuetes (10 de oro al lado derecho del pecho y 10 de plata al lado izquierdo) como un símbolo religioso de los dioses principales, el Sol y la Luna que simbolizaba la visualización de ambos dioses en el firmamento en un momento del día. Es decir, el perfecto equilibrio deseado, según la mitología de la cultura Mochica. Además el maní significaba el comienzo, el renacer.

Sipán era un estado teocrático de reinados.

Debajo de la tumba del Señor de Sipán, se encontraron dos tumbas, la del Sacerdote y la del Viejo Señor de Sipán.

En la del sacerdote, se hallaron piezas que indicaban que sería uno de los principales personajes en la jerarquía religiosa de la Civilización Mochica. Este sacerdote, por los análisis de ADN efectuados, fue contemporáneo al Señor de Sipán. En las piezas que le acompañaban destacan, como símbolos religiosos como el sol y la luna, la copa o el cuenco destinados a los sacrificios, una corona de cobre bañado en oro adornada con un búho con sus alas extendidas y otros elementos para el culto a la Luna y el Sol.

Sin embargo, por los mismos análisis de ADN, se ha probado que con diferencia de cuatro generaciones, el Viejo Señor de Sipán era un antepasado directo del mismo Señor de Sipán, por lo que se podría pensar en una alta jerarquía hereditaria.

En su tumba se hallaron dos llamas y los restos de tres mujeres jóvenes. Se cree que estas eran sus concubinas.

Una gran atracción turística para el norte de la capital peruana, que anualmente recibe muchos visitantes de todo el mundo y que no se van decepcionados. Los invitamos a ser uno de ellos. Ven a Perú!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s