El Telón Nunca Caerá para Christopher Lee y sus Amigos: “Volaron a la Eternidad de los Clásico del Cine

Escrito por: Ligia Martínez Alvarez

Recuerdo que cuando mi padre estaba vivo, mi familia y yo nos sentábamos frente a nuestro único televisor en blanco negro a esperar que corriera la programación del día para ver qué  películas eran anunciadas y buenas para disfrutar en familia. Mi padre era un clásico empedernido y muy estricto en la selección de películas, si los actores eran de esas luminarias de la edad de Oro de Hollywood como Gregory Peck, Paul Newman, Gary Grant, John Wayne, Charlton Heston o Christopher Lee, la calificaba de “peliculón”.

Uno de nuestros favoritos fue Christopher Lee, no sé cuándo vi su primera película, solo sé que desde que empecé a tener uso de razón, ya estaba ahí en mi cartelera favorita de actores de películas de terror, a pesar que el tenia puesto la etiqueta de villano en su libretos, me agradaba más que haciendo de víctima.

En esas suertudas noches cuando uno de los dos únicos canales de televisión que existían a comienzo de los años 70 en Perú ponía una de sus peliculones nadie podía hablar, ni comer ni moverse y casi sin respirar poníamos toda nuestra atención en la fantástica “Drácula” interpretada por  “el tío Christopher Lee”, como yo lo llamaba cariñosamente, interpretando al  legendario conde inspirado en la novela de Bram Stocker.

Tantos años han pasado, muchos de los grandes del cine han muerto pero Christopher Lee parecía inmortal como sus personajes diabólicos que le gusto interpretar como la Momia y Frankenstein aunque también interpreto otros personajes como James Bon, el tierno papa de Willy Wonka (Jonhny Deep) en la película Factory Chocolate y la del malvado brujo Saruman del Señor de los Anillos. En una entrevista que le hicieron dijo que disfrutaba hacer los papeles de villanos.

Sir Christopher Frank Carandini Lee (su nombre completo) nunca dejo de aparecer en la pantalla chica y grande a pesar de que muchas de sus películas iban quedando solo como “clásicos” de viejas escuelas casi en el olvido sepultadas por otras nuevas que fueron reemplazándolas con efectos creados por la tecnología cuando en sus inicios había que crearlas a “mano”, mucha creatividad y arduo trabajo de mucha gente detrás de escena. Con todo Christopher Lee no se guardó en sus “sarcófago”  a dormirse en sus viejos laureles de actor consagrado. Siguió brillando sobre las tablillas cinematográficas modernas del siglo 21 hasta casi sus últimos suspiros de vida haciendo lo que más le apasionaba como actor.

Mi padre que parecía que nunca iba a irse y que vi por última vez, frente de su viejo televisor a colores disfrutando de sus viejas joyas cinematografías en blanco y negro, y ahora que su vieja butaca está vacía en casa, ahora puedo decir que Christopher Lee está acampándolo junto a los otros grandes que lo antecedieron del cine clásico e inmortal, allá en ese escenario de luz eterna sin fin que solo se llega traspasando el lumbar de la vida. QDEP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s